Compartir

El vehículo, modelo IEB de la marca Irizar de 12 metros de longitud, cuenta entre otras características con una batería de 375 kw/h, y cargador de 100 kw. Su interior, climatizado, dispone de capacidad para un total de 59 pasajeros, 29 sentados y 30 de pie, así como un espacio acondicionado para dos sillas de ruedas y rampa eléctrica en la puerta central.
Zaragoza va a probar seis modelos de autobuses diferentes de tecnología eléctrica, durante 2018. De esta forma se podrá concluir cuáles se adaptan mejor a la movilidad de nuestra ciudad, suponiendo un paso más en la clara apuesta del Ayuntamiento de Zaragoza por las energías limpias para el transporte público.
Esta medida se enmarca en la apuesta por la renovación de flota con energías limpias que se concretó en la modificación de contrato del bus aprobada por Gobierno el pasado 7 de julio, incrementando sustancialmente la renovación de flota de 190 a 253 autobuses (por lo que la flota, al finalizar contrato, será de 315 buses) y comprometiendo que nunca más se comprarían buses de gasoil, siempre híbridos o eléctricos. Este plan de renovación de flota se concreta en una inversión de 30 millones de euros, pasando de 62 a 92 millones.
Por otra parte, el Ayuntamiento trabaja junto con la concesionaria en la elaboración de un proyecto de línea 100% eléctrica, con carga rápida en las terminales a través de pantógrafos. Asimismo, se está elaborando un proyecto para mejorar la eficiencia energética del edificio de cocheras, que incluye la instalación de paneles fotovoltaicos que sirvan para las recargas de los autobuses con energía limpia y renovable.