Compartir

Como resultado de las gestiones que el SEPRONA de la Guardia Civil de Zaragoza realiza de manera periódica sobre anuncios de venta de animales a través de internet, se han logrado intervenir dos erizos africanos, un erizo europeo y un galápago leproso, siendo estas dos últimas especies catalogadas como amenazadas, por lo que su tenencia es ilícita.

Durante dichas inspecciones en una página web se logró localizar la venta de diferentes especies, pertenecientes a una misma persona, entre las que se encontraban dos erizos africanos, que están catalogados como especies invasoras. Tras las gestiones realizadas los especialistas de SEPRONA localizaron a la propietaria de dichos animales y tras personarse en su domicilio, ubicado en Zaragoza capital, y verificar la documentación que poseía, se comprobó cómo esta persona carecía de documentos de los animales, autorización de núcleo zoológico, criadora de animales, así como carencia de documentación para la venta de los mismos por internet. Por todo ello los agentes procedieron a la intervención de dos erizos africanos que fueron depositados posteriormente en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca y a la interposición de las correspondientes denuncias por incumplimiento de de la Ley de Protección Animal de Aragón al carecer de los documentos descritos con anterioridad.

Continuando con la investigación, el pasado 2 de abril el SEPRONA localizó la venta de un erizo europeo, siendo esta especie catalogada como de Interés Especial, por lo que su tenencia está totalmente prohibida. Una vez localizado el vendedor del erizo y conseguir intervenir el animal antes de procederse a su venta, que ya estaba concertada, éste fue investigado no detenido por un presunto delito contra la flora y fauna.

A finales del mes de mayo, se recibió un aviso en SEPRONA comunicando la existencia de varias tortugas en el polígono Plaza de Zaragoza. Trasladados los agentes al lugar indicado se pudo determinar que se trataba de un galápago de Florida, una tortuga dorso de Sierra de Ouatchita y un galápago leproso, siendo este último una especie amenaza. Localizado el responsable de estos animales, se comprobó que carecía de cualquier tipo de documentación relativa a los mismos. Por todo ello se procedió a la incautación de estas especies, que fueron trasladadas al Centro de Recuperación de La Alfranca, y a la investigación, no detención, del responsable de los mismos durante el día de ayer, por un presunto delito contra la flora y fauna.

Esta actuación se encuentra enmarcada en el Plan de Acción Español contra el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de especies silveltres.