Compartir

Un total de 43 vecinos y vecinas de la Magdalena, San Pablo, la Jota y el Barrio Jesús celebraron el viernes junto a la vicealcaldesa y consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto, y la presidenta de la Junta de Distrito del Casco Histórico, Teresa Artigas, haber finalizado un programa de formación y empleo de un año de duración en el que han aprendido diferentes oficios como albañilería, fontanería, electricidad o pintura.

Los participantes, seleccionados desde los servicios sociales, son personas en riesgo de exclusión social y/o laboral, por insuficiencia de recursos, falta de formación o escasa trayectoria laboral. Para el curso 2017/18, fueron elegidas 46 personas, de las que han finalizado 43, ya que tres de ellas encontraron trabajo antes. El 46% han sido mujeres y 54% hombres y la franja de edad se situaba entre los 26 y los 45 años. El 80% no alcanzan el nivel de estudios primarios.

Además del aprendizaje de un oficio, se imparte otro tipo de formación como conocimiento básico y aprendizaje de la lengua española así como competencias tecnológicas como manejo del teléfono móvil e informática para poder acceder a portales de empleo, elaborar un texto, confeccionar un currículum, etc.

Según explicó la consejera de Derechos Sociales, ¿este tipo de proyectos de inserción proporciona tanto a los profesionales como a los usuarios de los Servicios Sociales un reconocimiento, percepción y relación mutua, diferente. Un enriquecimiento que permite a los trabajadores sociales una intervención no exclusivamente asistencial y a los usuarios una relación distinta con los servicios Sociales; más independiente, activa y de mayor conocimiento y reconocimiento¿.

La presidenta de la Junta de Distrito destacó que ¿se trata de un proceso circular, repleto también de intangibles y que tiene como centro los cuidados de los vecinos y vecinas del Casco Histórico, porque al mismo tiempo que se dan salidas laborales, se pone bonito el barrio y se cubren necesidades existentes¿. Artigas informó que durante este año de trabajo se han realizado 38 obras de albañilería; 79 obras de pintura; 25 obras de electricidad y 44 obras de fontanería.

El proyecto está gestionado mediante un Convenio de Colaboración entre el Ayuntamiento y la Entidad Federico Ozanam y tiene un presupuesto de 1.173.000 euros.