Compartir

El alcalde de Zaragoza y presidente del Patronato de la Fundación La Caridad, Pedro Santisteve, junto a la vicealcaldesa y consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto han visitado la sede renovada de la Fundación La Caridad, que cumple 120 años. Ambos han valorado la labor social que, en coordinación y colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza, esta entidad realiza en la ciudad.

“Este Ayuntamiento cree que no hay más noble tarea desde la gestión de lo público que trabajar por dotar de dignidad a todas las personas, de manera que puedan crear sus propios itinerarios personales y familiares, a la vez que construimos una sociedad acogedora y amable que cuide con mimo a aquellos que son más vulnerables”, ha señalado el alcalde.

Lleváis 120 años ayudando a los zaragozanos y zaragozanas gracias al sueño de su fundador, haciendo que la infancia y la juventud sean realmente el futuro, logrando que nuestros mayores tengan una buena calidad de vida, consiguiendo que las personas sin hogar y con problemas mentales tengan una vida digna”, ha destacado Pedro Santisteve en su discurso ante los miembros de la Fundación.

Entre las mejoras que el primer edil ha visitado hoy se encuentra la accesibilidad de la puerta principal y la fachada, la adquisición de nuevas tecnologías en el colegio, la creación de un aula para bebés a partir de cuatro meses y un espacio exterior de juegos. También se ha duplicado el espacio dedicado a atención preventiva y rehabilitadora para personas mayores en la segunda planta del Centro de día, alcanzando una superficie de casi 1000 metros cuadrados. Se ha construido también un ala entera para atender a las personas más deterioradas con un amplio gimnasio para fisioterapia, servicios de ducha, lavandería y salas varias para terapia y actividades.

EL AYUNTAMIENTO Y LA FUNDACIÓN TRABAJAN EN EL REPARTO DE COMIDA A DOMICILIO O EL APOYO A PERSONAS CON ENFERMEDADES NEURODEGENERATÍVAS Y SUS FAMILIARES
El área de Derechos Sociales colabora con esta fundación en distintos ámbitos, como el reparto de comida a domicilio para personas con dificultades de movilidad o cuestiones de salud, el apoyo al  Centro de Educación Infantil Cantinela o al Centro de DíaLos Sítios”, que trata de mantener las capacidades psíquicas y funcionales del usuario, retrasando en los posible la evolución de las enfermedades neurodegenerativas de los usuarios y prestando apoyo a los familiares.

La Fundación la Caridad realiza un servicio de reparto de comida a domicilio gracias a dos convenios con el Ayuntamiento de Zaragoza, uno de 275.000 para los vecinos y vecinas del Casco Histórico a través del PICH, y otro de 450.000 euros para el resto de la ciudad. Mediante esta colaboración se atiende a cerca de 600 personas con dificultades de movilidad permanente o temporal debido tanto a cuestiones de salud como a barreras arquitectónicas en sus viviendas.

Entre los casos atendidos se encuentran los de personas con movilidad restringida y con dificultades para realizar la compra habitual o el cocinado de los alimentos; que sufren deterioro cognitivo donde la preparación de comidas es un riesgo o les impide alimentarse adecuadamente; con limitación visual acusada; que se están recuperando de un postoperatorio o rehabilitación; cuyas relaciones en el núcleo de convivencia están muy deterioradas; cuyo cuidador no puede cubrir adecuadamente esta necesidad o con falta de hábito o habilidad culinaria en caso de ser personas mayores.

Además, el Centro de Día “Los Sítios” que gestiona la Fundación la Caridad es apoyado por el Consitorio con 80.000 euros, gracias al convenio con el PICH. El objetivo de este proyecto es mantener las capacidades psíquicas y funcionales del usuario, retrasando en los posible la evolución de la enfermedad y facilitar la permanencia en el medio habitual de vida prestando apoyo a las familias de los usuarios. Unas 110 personas con enfermedades neurodegeneratívas y sus familiares partipan actualmente en este programa.

La Caridad cuenta también con el centro de Educación Infantil Cantinela situado en pleno centro de Zaragoza y que atiende a niños y niñas hasta tres años. Esta guardería recibe una subvención de Acción Social de 28.200 euros que tiene como objetivo facilitar la conciliación de las familias.