Compartir

El Real Zaragoza todavía tiene que ascender los últimos metros, los más duros, porque a partir de ahora cualquier paso en falso puede empujar al equipo de nuevo al abismo y perder todo lo avanzado hasta ahora.

El 2-1 ante el Sporting de Gijón ha sido un paso de gigante en la clasificación para alcanzar la cuarta posición de la tabla, colocando así un anclaje en los 'play off'. 

Desde la actual posición ya se puede divisar la cumbre pero queda todavía un sendero de montaña escarpado y lleno de dificultades, pero el Real Zaragoza, empujado por su afición, si quiere puede.