Compartir

Bosal fabrica ubicada en Pedrola (Zaragoza), que trabaja para Opel y Renault, ha perdido el contrato para la producción de los tubos de escape del nuevo Corsa, que se comenzará a fabricar a finales de 2019.

Sus 150 trabajadores se van a movilizar y los sindicatos exigen un plan industrial a la compañía.