Compartir

Los padres del menor Gabriel, Patricia y Ángel, tuvieron que fingir durante varios días, ante la presunta asesina de su hijo, actos públicos, como la manifestación del pasado viernes, a pesar de que la Guardia Civil, les informó que Ana Julia Quezada, pareja del padre de Gabriel, era la principal sospechosa.

La Guardia Civil, les pidió expresamente que no cambiaran de actitud con ella, ante la sospecha de que el niño pudiera estar vivo, pero retenido en algún sitio, y así al poder hacer el seguimiento a la acusada les llevara hasta el menor.