Compartir

Aunque de momento es una prueba “piloto“, el Ayuntamiento espera que si funciona bien, se extienda a varias calles de la ciudad.

Un nuevo método para arreglar calzadas mediante una capa de asfalto, que en su etapa final dibuja una serie de adoquines.

En Espoz y Mina, ya puede verse un tramo de 150 metros con esta nueva forma.