Compartir

La Audiencia de Zaragoza,sostiene que no existió engaño y que los hechos que la sentencia declara probados no son constitutivos de los delitos de los que se le imputan al acusado, es por ello que declaran su absolución.

El tribunal considera que los hechos imputados por fiscalía y acusación particular al expropietario del Real Zaragoza, no se acreditaron durante el juicio.