Compartir

Perros, gatos, conejos, tortugas y algún que otro animal se ha dejado ver hoy en las calles del barrio de San Pablo, en la bendición de San Antón.

Previa procesión por el entorno de la iglesia de San Pablo, el párroco ha celebrado una misa en la iglesia totalmente abarrotada de dueños y mascotas. Y la mañana ha finalizado con la ya tradicional bendición con agua bendita a los animales.