Compartir

Benito y Pedro Ortiz, hermanos de uno de los clanes con mayor historial delictivo en Aragón, han sido condenados por la Audiencia Provincial de Huesca a penas que suman 47 años, y tendrán que pagar también 100.000€ en indemnizaciones.

La sentencia les considera autores de tentativa de asesinato, y homicidio, robo con intimidación y uso de arma, detención ilegal, tenencia de armas prohibidas y otra tentativa de robo con intimidación y violencia en la armería ubicada en Huesca.