Compartir

El susto esta vez ha sido mucho más grande.
Vecinos de las calles Juan Pablo Bonet y Paseo Sagasta vivieron una de las peores noches de su vida.

De madrugada uno o varios pirómanos, prendían fuego a cuartos de limpieza, productos químicos y contenedores desde dentro de los portales, provocando así un gran columna de humo que subía por las escaleras y patios.

La policía nacional mantiene la investigación abierta y todavía no hay detenidos.