Compartir

Durante el día de ayer ambos hospitales registraron una de las jornadas más complicadas en lo que llevamos de Otoño.

Desde las primeras horas del día ambos llegaron a tener más de una veintena de pacientes pendientes de ingreso.

El frío y la resaca del puente festivo, en el que se dan menos altas y la mayoría de centros de salud están cerrados, han saturado los servicios de Urgencias.