Compartir

El acusado de 58 años, Inocencio Lázaro, alego ayer al tribunal agravios y excusas para justificar por que quiso terminar con la vida de su expareja y un amigo de esta.

Celos, y la ruptura del preacuerdo de separación, alcoholismo, su estado mental y la preocupación por la falta de atención que su ex prestaba a sus hijos, y la muerte de un hermano.

Todo ocurrió el 19 de Junio de 2015, en la casa donde ambos vivían en la fuente de la Junquera.