Compartir

De madrugada y rodeada de un espectacular dispositivo de la Guardia Civil, entraban al museo de Lérida los técnicos del Gobierno de Aragón.

En el exterior del museo, ya se habían congregado una fuerte dotación de agentes y vehículos de los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana.