Compartir

En estas fechas ya se debería estar escuchando y viendo a las grullas, por toda la Laguna de Gallocanta.

Pero la abundante y preocupante sequía que asola nuestro país, ha hecho del gran humedal salado de Europa, este completamente seco. Quedando solo una gran costra de sal en la tierra.