Compartir

TARAZONA (ZARAGOZA), 5 (EUROPA PRESS)

El vicario general de la Diócesis de Tarazona, Esteban Aranaz, se ha mostrado sorprendido ante la entrada en prisión del párroco de Borja, Florencio Garcés, pocos días después de que la jueza, encargada del caso, decretara su libertad provisional y sin fianza. No obstante, ha pedido “calma” y que se respete la presunción de inocencia.

El sacerdote, de 70 años de edad, párroco de la Colegiata de Santa María de Borja, fue detenido el pasado viernes por la Guardia Civil, en la denominada 'Operación Espino' por su posible implicación en varios delitos, entre ellos, apropiación indebida de dinero de una parroquia.

Asimismo, el domingo, día 1 de diciembre, se procedió a la detención de otras cinco personas, en el marco de la misma operación, por los presuntos delitos de extorsión, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal.

El párroco tras prestar declaración ese mismo día ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Tarazona, Nieves Pérez, fue puesto en libertad provisional sin fianza, con la obligación de presentarse en el Juzgado semanalmente y cuantas veces sea llamado. Además se le retiró el pasaporte.

La jueza le ha imputado a Florencio Garcés como posible autor de dos delitos: la posible comisión de un delito de apropiación indebida continuada y agravada por la cantidad de 185.183,63 euros y un delito contra la libertad sexual.

Este martes, la titular del Juzgado, a petición del fiscal para la práctica de nuevas diligencias prorrogó la detención de los cinco arrestados, que han quedado finalmente en libertad con cargos tras prestar de nuevo declaración y mantener un careo con el párroco. Por su parte, el sacerdote ha ingresado en la cárcel de Zuera (Zaragoza) este madrugada, tras decretar la juez prisión provisional sin fianza e imputarle los mismos delitos antes mencionados.

“No pensábamos que una decisión del domingo, en tres días cambiara tan radicalmente, estamos a favor de la justicia, de la verdad, creíamos que con la libertad con cargos ya estaba”, ha manifestado en declaraciones a Europa Press el vicario general de la Diócesis de Tarazona, a la que pertenece Borja.

“Desde el primer momento queremos la búsqueda de la verdad y estaremos pendientes de las alegaciones que hará el abogado”, ha apuntado Esteban Aranaz. “Como el primer día hay que respetar la presunción de inocencia. Esto no ha hecho más que empezar, estamos muy inquietos, pero hay que mantener la calma y la serenidad. Hay que respetar el trabajo de la Guardia Civil, de los jueces, y hacemos, por ello, una llamada a la serenidad”.

Aranaz ha resaltado las muestras de apoyo que los vecinos de la localidad de Borja están dando a su párroco. “Les habla el corazón, están haciendo lo que tiene que hacer, otra cosa es que tenemos que ser prudentes”.

El vicario ha reiterado: “Tenemos confianza en la justicia, nos ha sorprendido el giro que han dado las cosas, es fuerte, pero creemos que la presunción de inocencia es muy importante”.