Compartir

Sobre el registro de la sede de Convergencia ha dicho que “ya va siendo hora que miren dentro de su casa y dejen de darnos lecciones”

MURCIA, 29 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha señalado este sábado que le da vergüenza “que en el siglo XXI haya partidos, incluso de izquierdas, que traten de usar el nacionalismo para defender los privilegios de unos frente a los de otros”.

Catalá ha hecho estas declaraciones durante la Convención Intermunicipal del PP celebrada en el municipio murciano de Mazarrón, en donde también ha participado el vicesecretario general de Autonomías y Ayuntamientos del PP nacional, Javier Arenas; el secretario general del PP murciano y presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez; la presidenta del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig; y el presidente del PP de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel.

El ministro ha hablado de diversas cuestiones “que forman parte del ADN del PP”. La primera de ellas que trabajan “para y por los ciudadanos, para resolver los problemas de la gente” y no para “promover dialécticas inútiles”: “Todo eso tiene que ver con gestionar bien los servicios públicos”, ha dicho.

“Estamos en una situación compleja y lo que queremos hacer no es fácil es la España actual, es mucho más fácil hacer demagogia y discursos fáciles”, ha indicado.

Así, ha recordado que España ha tenido “una de las crisis más profundas” en las últimas décadas, “de una época en donde se ha puesto de manifiesto la corrupción y el incumplimiento de los principios éticos por parte de algunos dirigentes políticos con los ciudadanos”.

“Venimos también de gestionar una situación difícil en torno a la idea de la unidad de España y de la igualdad de todos los españoles, así como de un proceso de separatismo en donde algunos pretenden ponerse de perfil, mientras nosotros tenemos las ideas claras y damos la cara”, ha añadido.

Sin embargo, a su juicio, “tras cuatro años de Gobierno del PP, la situación no tiene nada que ver con la de hace cuatro años y las cosas van saliendo bien. “En materia Económica, nos acusan de que hablamos mucho de economía, pero es que es verdad, nos hemos dedicado a resolver los problemas económicos de España, porque a raíz de la mejora de la situación económica surge el empleo y con él se recupera la actividad económica”, ha recalcado.

Como ejemplo ha citado los datos del INE para el segundo trimestre de este año, en donde España ha crecido un 1 por ciento, un dato que, para Catalá, mejorará a final de año para situarse entorno al 3,5 por ciento.

“Hoy hay 32.000 empresas más que cuando comenzamos a gobernar hace casi cuatro años, se venden un 20 por ciento más de coches, 20 millones de contribuyentes que pagan el IRPF tienen 7.000 millones de euros más gracias a la reforma del Gobierno, el 63 por ciento de los presupuestos que se van a debatir esta semana se van a destinar al gasto social y las CCAA van a recibir más aportaciones”, ha destacado el ministro.

“Todo eso es lo que hemos estado haciendo durante estos cuatro años y por eso hoy hay un millones de trabajadores más que hace dos años”, ha indicado, al tiempo que afirmaba, sobre las críticas de que esos empleos creados son en gran medida precarios, que hoy el 75 por ciento de los contratos que se hacen son a tiempo completo e indefinidos. Además, ha destacado que por primera vez en años se está produciendo una subida de salarios.

“Todo ello es fruto de que hemos sido capaces de hacer las reformas necesarias para superar la situación de coyuntura económica y para volver a mirar al futuro con optimismo”, ha aseverado.

Al hilo, Catalá ha apuntado que “hoy” dicen que España es “un ejemplo en Europa. Según ha explicado, “lo decía el Financial Times”, sin embargo reconocía que las reformas no han sido fáciles.

“ES VERDAD, HEMOS TENIDO PROBLEMAS CON LA CORRUPCIÓN”

Catalá ha destacado que los “problemas con la corrupción”: “Unos problemas que nos avergüenzan a todos, y por eso hemos expulsado del PP y de los Gobiernos a las personas que se han comportado con indignidad”, ha añadido.

Así, ha destacado que durante esta legislatura se ha hecho lo que nunca antes se había llevado a cabo, una Ley de Financiación de Partidos Políticos para aclarar como pueden financiarse las organizaciones políticas, una Ley de Transparencia para que los ciudadanos sepan como se gobierna y un Código Penal para castigar más duramente a los delincuentes. “Todo esto lo ha hecho el Gobierno de Mariano Rajoy y el PP, no el PSOE, que pretende darnos lecciones de ética en todo momento”, ha subrayado.

Igualmente, ha indicado que “el señor Sánchez se empeña en cada debate en decirle al presidente del Gobierno que dimita por lo que hizo o lo que dejó de hacer el tesorero del PP: “Que mire hacia Andalucía, a sus dos expresidentes y a sus consejeros, que están imputados por dedicar el dinero público a los peores usos”, sostiene.

Por ello, ha indicado que desde el PP no van a aguantar que le achaquen problemas de corrupción “cuando hay otros partidos que tienen problemas mucho más graves”: “O que nos acusen de los cuatro casos que hemos tenido frente a los problemas de corrupción de todos los demás”, ha aseverado.

UNIDAD DE ESPAÑA

El ministro de Justicia ha subrayado que el PP es el único partido, junto con Ciudadanos, que saben lo que hacer y que “cotidianamente” están defendiendo la unidad de España en todos los territorios.

“Me da vergüenza que en el siglo XXI haya partidos, incluso de izquierdas, que traten de usar el nacionalismo para defender los privilegios de unos frente a los de otros”, indicaba, al tiempo que se preguntaba “¿dónde queda la idea de solidaridad de la izquierda? Se han apropiado del concepto de progreso y solidaridad, pero no son más que falacias”.

Unas posturas que, según ha añadido el ministro, “las veremos durante la campaña en Cataluña, donde se posicionan unos y otros, y descubriremos qué es eso del 'Federalismo Asimétrico', la independencia o las listas integradoras, en donde todo da igual con tal de conseguir el poder a cualquier precio”.