Compartir

MURCIA, 25 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha detenido a un individuo, de 26 años y nacionalidad española, vecino de Murcia, por fugarse de un control de alcoholemia, conducir más de 30 kilómetros de forma temeraria, colisionar con otro vehículo y agredir a dos agentes, en la A-30 (Puerto de la Cadena).

Los hechos ocurrieron el pasado domingo, cuando efectivos del Sector de Tráfico de Murcia establecieron un punto de verificación de alcoholemia y droga en la RM-19, a la altura de San Javier.

Uno de los vehículos, seleccionado por los guardias civiles para realizar las pruebas a su conductor, emprendió huida acelerando súbitamente con dirección a Murcia, haciendo caso omiso a las señales de alto, por lo que se estableció un operativo con la finalidad de detener el vehículo fugado y evitar posibles accidentes.

Una de las patrullas de la Benemérita que participaban en el dispositivo de seguimiento pudo constatar que el vehículo circulaba de forma temeraria, a una velocidad notablemente superior a la máxima establecida para la vía y realizando todo tipo de maniobras prohibidas, como adelantamientos antirreglamentarios y movimientos en zig-zag, lo que obligó a varios vehículos a realizar maniobras evasivas para evitar ser arrollados.

Tras acceder a la A-30, sentido Albacete, debido a la excesiva velocidad a la que circulaba, perdió el control chocando contra la mediana, quedándose orientado en sentido contrario, realizando maniobra evasiva marcha atrás para continuar con la huida, pero al reiniciar la marcha colisionó con otro turismo que circulaba sentido Murcia.

En ese momento llegó una de las patrullas que participaban en el dispositivo e intentó bloquearle el paso a fin de que no se evadiese del lugar pero a pesar de las advertencias de los guardias civiles, el conductor volvió a reiniciar la marcha embistiendo en varias ocasiones al otro vehículo accidentado, en el que aún se encontraban sus ocupantes en el interior, así como también embistió contra el vehículo oficial, encontrándose entre ambos un guardia civil al que lesionó con sus maniobras.

Tras haber recorrido más de 30 kilómetros en su huida y debido a la peligrosa actitud del conductor, la Guardia Civil procedió a su detención, a la que opuso una fuerte resistencia física, llegando a agredir a otros integrantes del dispositivo.

Al arrestado se le atribuye la presunta autoría de tres delitos contra la seguridad vial, conducir de modo temerario, conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y negativa a someterse a las pruebas de detección alcohólica, así como delito de atentado a agentes de la autoridad.

Al conductor se le practicó la primera de las pruebas de alcoholemia, la cual arrojó un resultado positivo de más del doble de la tasa máxima permitida, pero al negarse a completar la prueba se le atribuye además el delito de negativa a someterse a las pruebas de detección alcohólica.

El arrestado, junto con las diligencias instruidas, ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 7 de Murcia.

Durante este fin de semana y en los diferentes dispositivos de verificación de alcoholemia y drogas desplegados en la Región, los guardias civiles de la Agrupación de Tráfico han controlado a un total de 1.261 conductores, de los que 41 arrojaron resultado positivo en alcohol (3,25 por ciento).

Entre éstos se ha detenido a nueve conductores por hacerlo bajo la influencia de alcohol, que han sido puestos a disposición judicial. El resto han sido denunciados por infracción administrativa (alcoholemia) ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia.

Igualmente, han sido denunciados nueve conductores por circular habiendo consumido drogas u otras sustancias estupefacientes prohibidas.