Compartir

“El auge del comercio electrónico ha traído consigo un aumento de los ciberdelitos. Todos podemos ser víctimas de un caso de Phishing, Smishing, Vishing o Skimming”. Así comienza un interesante artículo publicado en el Blog de ‘Ruralvía’ sobre el Skimming o clonación de las tarjetas de crédito o débito en el entorno online, uno de los fraudes más habituales en este sector de la banca.

Según destaca el post, el skimming es “uno de los fraudes más comunes actualmente es el robo de datos de nuestras tarjetas. Con ellos, los delincuentes pueden hacer compras, extraer dinero de nuestra cuenta… Y es posible que nosotros no seamos conscientes del robo hasta que no recibamos cargos por servicios que no hemos comprado”.

Para evitar ser víctimas de un delito de estas características es importante que sólo introduzcamos los datos de nuestras tarjetas en páginas web seguras. Éstas son fácilmente identificables porque empiezan por https:// y no por http:// y tienen el símbolo de un candado, lo que indica que la navegación es segura y nuestros datos están a salvo.

Además, el artículo señala que no debemos introducir nunca el PIN de la tarjeta, no utilizar redes públicas para comprar online, revisar bien el nombre de la página web y utilizar tarjetas prepago son otras recomendaciones para evitar la clonación de datos de nuestras tarjetas.