Compartir

El delegado de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía en Granada, Gustavo Rodríguez, ha visitado este miércoles la playa de La Perla en Carchuna para comprobar su estado después de los últimos temporales de viento que han azotado la costa granadina. En plena temporada estival, Motril, Calahonda y Carchuna sufren los efectos del levante y el poniente lo que conlleva que sus playas no estén en condiciones idóneas para atender a los turistas.

Rodríguez ha considerado “inaceptable” que en pleno siglo XXI estas playas presenten el estado en el que se encuentran, “el turista tiene derecho a disfrutar de una playa de la que ahora no puede y los vecinos quieren obtener rendimiento económico de su litoral y de las visitas que llegan en esta época”.

El delegado de Turismo se ha lamentado de que estas playas no cuenten con las infraestructuras necesarias para poder contener los temporales. Y ha recordado el esfuerzo que hacen los municipios para mantener la calidad de sus servicios, lo que ha valido para que revaliden sus banderas azules. Rodríguez ha exigido a la Dirección General de Costas, dependiente de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, que acometa obras de urgencia e invierta en solucionar de una vez por todas un problema que ya es recurrente en la zona, “hay que trasladar al Gobierno de Madrid, se haya constituido o no, que es urgente hacer una buena inversión y planificación”.

Aunque la Junta de Andalucía no tiene competencias para acometer obras en las playas, el delegado del Gobierno autonómico ha apuntado que la Dirección General de Administración Local cuenta con unas subvenciones para ayudar a los municipios afectados por los temporales. La cuantía máxima que puede solicitar cada localidad es de 120.000 euros.

Las ayudas podrán emplearse para obras en abastecimiento de agua a domicilio, evacuación y tratamiento de aguas residuales, vías de acceso a infraestructuras destinadas a la prestación de servicios públicos básicos; pavimentación y señalización de las vías urbanas; alumbrado público; limpieza viaria urbana; cementerio; recogida y tratamiento de residuos; prevención y extinción de incendios; parque público y conservación y mantenimiento de los edificios destinados a centros públicos de segundo ciclo de educación infantil, de educación primaria y de educación especial.

Se financiarán aquellos servicios públicos locales obligatorios, básicos o esenciales, cuya prestación sea imprescindible por afectar a la salud, a los servicios sociales, a la seguridad o a la movilidad de las personas, siempre que se hayan visto interrumpidos o afectados por situaciones de emergencia.