Compartir

Un total de 438 plantas de cannabis sativa han sido intervenidas por la Guardia Civil en el municipio de Guadahortuna, tras una operación antidroga en Granada. Dos personas son investigadas como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de sustancias estupefacientes y otro delito de defraudación de fluido eléctrico.

La Guardia Civil desplegó un amplio dispositivo en Guadahortuna y realizó dos registros domiciliarios con el permiso de los propietarios. Los agentes descubrieron dos plantaciones donde crecían 355 y 83 plantas de cannabis respectivamente. Por su parte, los técnicos de Endesa descubrieron en estas viviendas dos acometidas irregulares a la red eléctrica.

La Guardia Civil identificó y localizó a los propietarios de las plantaciones y los ha puesto a disposición judicial en calidad de investigados. Los investigados son una mujer y un hombre de 58 y 28 años de edad, sin antecedentes policiales.

Endesa y la Guardia Civil colaboran de forma permanente en la detención de anomalías en la red eléctrica. El fin es garantizar no sólo el suministro para el resto de ciudadanos, sino también su seguridad, informa el Instituto Armado en un comunicado remitido a Qué Granada.

Esta colaboración para llevar a cabo esta operación antidroga en Granada se concreta en operaciones como la que se ha realizado en Guadahortuna. Durante el mismo, los técnicos de la empresa eléctrica y la Guardia Civil actuaron de manera conjunta.