Compartir

La delegación de Bienestar Social de la Diputación de Granada, en colaboración con ayuntamientos y centros escolares, ha puesto en marcha en 15 municipios de la provincia un nuevo programa para la promoción de la participación infantil llamado “Participactiva: la voz de niñas, niños y adolescentes”. Entre las principales conclusiones de su primera edición, que acaba de finalizar, destaca que a los menores de la provincia solo les interesan el ocio, el deporte y las nuevas tecnologías y además, no se sienten escuchados, ni valorados.

El programa “Participactiva” ha detectado que “los intereses y las motivaciones de los jóvenes granadinos están vinculados, de forma general, al ocio y al deporte, al medioambiente en menor medida y por último, a las nuevas tecnologías”. En este sentido, los técnicos de la delegación de Bienestar Social de la Diputación consideran que “si queremos fomentar la participación ciudadana de los niños, deberemos partir de sus intereses, no se trata de realizar más actividades de este tipo, pero si buscar su relación con otras acciones que conlleven un objetivo más social o comunitario”.

“Los niños y las niñas granadinos no se sienten escuchados ni valorados: sus propuestas, ideas y comentarios no se consideran importantes y de utilidad para su municipio, aunque demuestran un claro interés por mejorarlo”. Esta es la segunda conclusión que ofrece este nuevo programa de la Diputación, cuyos autores argumentan que “si bien es cierto que varias de sus propuestas no se adecuan a la realidad, no por ello debemos de dejar de escucharlos, sino todo lo contrario hay que reflexionar sobre esas propuestas y que ellos sean conscientes de sus pretensiones, y dejarles hablar y explorar”.

La diputada de Bienestar Social, Olvido de la Rosa, destaca que “el programa se ha realizado con la participación de más de 400 niños y niñas de nuestra provincia con el objetivo de potenciar su capacidad de autonomía, trabajar su autoestima, preguntar y escuchar tomando en cuenta sus intereses, necesidades y propuestas”. Por eso, la diputada considera que el objetivo se ha cumplido ya que se han detectado las necesidades a solventar y que, “escuchando las voces de estos niños, podremos reforzar este programa realizado en 15 municipios hasta aplicarlo a lo largo y ancho de toda la provincia para seguir fomentando la participación de los menores”.

En el informe de resultados del nuevo programa, hecho público esta semana, destaca también que los menores granadinos tienen “pocos o nulos modelos de referencia sobre participación ciudadana en la escuela y las instituciones; carecen de un hábito de escucha entre iguales; muestran diferencias de género a la hora de relacionarse y trabajar juntos; y tienden a competir y quedar por encima de sus compañeros” en las dinámicas de trabajo en equipo.

Esta falta o escasa participación tiene, según los expertos, múltiples consecuencias negativas en los menores. Entre ellas, se encuentran una mayor dependencia de los adultos, inseguridad, baja estima personal, pasividad, comodidad, conformismo y falta de sentido crítico y de respuesta de los/as niños/as en situaciones críticas.

Un programa pionero

El objetivo general del programa “Partcipactiva: la voz de niñas, niños y adolescentes”” es evaluar las necesidades de la población infantil en sus relaciones grupales y en la participación ciudadana” para luego promover la creación y elaboración de planes municipales de participación de menores y visibilizar la importancia de la participación infantil y adolescente en todas las actividades municipales. Se trata de un programa pionero en la provincia de Granada, que está impulsado por delegación de Bienestar Social de la Diputación, en colaboración con ayuntamientos y centros escolares.

El programa se ha desarrollado durante el curso escolar 2018/19 en 15 municipios de la provincia, con la participación de 401 niños (197 niñas y 204 niños), de 5º de primaria y 6º de primaria y con los educadores de la Red de Servicios Sociales Comunitarios de la Diputación de Granada. La metodología empleada ha sido la de talleres-laboratorios. Cada taller se ha realizado con grupos de entre 10 y 38 niños en dos sesiones, con una duración de dos horas y media cada una. Han colaborado también 52 profesionales de los municipios donde se realizaron los talleres.

Esta primera fase del programa se ha desarrollado en Alfacar, Alhama, Atarfe, Cenes de La Vega, Colomera, Cortes de Baza, Deifontes, Fuente Vaqueros, Huéneja, Huétor Tájar, Monachil, Órgiva, Otura, Pinos Puente y Vélez de Benaudalla.