Compartir
  • Habrá talleres y actividades infantiles por todas las calles y plazas del concello, especialmente en la calle Oliva y en las galerías.
  • Una novedad de este año es el Cine Clandestino.

Pontevedra, 11 de diciembre de 2018.-Además de la iluminación de Navidad, que está haciendo las delicias de muchos y muchas vecinas, el Concello de Pontevedra programó este año un amplio abanico de actividades para niños y mayores durante las fiestas de Navidad. Es una programación llena de propuestas diversificadas, y apoyo al comercio local, acercando iniciativas a los barrios del concello.

La coordinación de las Concellerías de Fiestas, Cultura, Parques y Promoción de la ciudad permitió elaborar esta programación que incluye:

  1. Jugamos en la calle… con talleres y actuaciones en distintas plazas y calles de la ciudad. Incluye una tirolina en la Alameda y una pista de deslizamiento en la Plaza del Concello; y actuaciones y talleres infantiles en Loureiro Crespo, plaza de Ourense, plaza de San Xosé o Herrería. También habrá cada día talleres infantiles en la calle Oliva y en las galerías de la Oliva. Para participar solo habrá que presentar un ticket de compra en el comercio local.
  2. También están programados dos mercaditos: el tradicional de PonteNadal en la Plaza del Teucro que este año tendrá una decoración especial y también incluirá talleres infantiles; y Séptima Oliva que estará abierto en las galerías de la Oliva hasta lo finalice de las fiestas.
  3. Las actuaciones musicales son variadas, desde panxoliñas en las tabernas, la danza de Reyes de Trepia o los Cantares de Reyes de los Chichisos.
  4. Una novedad de esta Navidad será el programa Cine Clandestino que propone la proyección de filmes emblemáticos en distintos espacios escogidos del concello; y recreaciones de escenas de películas.
  5. Toda la programación tendrá como broche a Cabalgata de Reyes, de 5 de enero.

Por parte de la Concellería de Parques, que está decorando distintas jardineras de la ciudad con flor de Pascua, también está programada una “sorpresa romántica” que se instalará en los jardines de San Francisco.