Compartir

El líder socialista se opone de manera radical a un pacto de coalición, mientras que Pablo Iglesias lamenta este “paso atrás”

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, afrontan este mediodía una nueva reunión, dentro de la ronda de contactos orientada a lograr un acuerdo que frene la amenaza de repetición electoral. Sin embargo, todo parece indicar que esta reunión tendrá, de nuevo, un resultado infructuoso, pues ninguno de los dos se muestra dispuesto a rebajar sus pretensiones. Cabe recordar, que la cúpula del PSOE respaldaba ayer la decisión de Sánchez de formar un Gobierno monocolor en solitario.

El líder de la formación morada, calificaba de “cortapega” al documento presentado por los socialistas, el cual tiene un carácter programático, con ciertas concesiones a Podemos, aunque sin contemplar su presencia en el Consejo de Ministros. Este es, precisamente, el punto de bloqueo de las negociaciones: los socialistas están dispuesto, como máximo, a entregar puestos intermedios en la Administración, esto es, secretarias de Estado y direcciones generales, o, a lo sumo, permitir que Iglesias proponga nombres independientes como ministros.

De confirmarse este mediodía la ausencia de acuerdo, la amenaza de repetición podría ser más real e inminente que nunca, cuando faltan 13 días para el inicio del debate de investidura.