Compartir
  • El Alcalde de Ponteareas reclama a Fomento a señalización de Ponteareas en la salida de Puzo así y en la A-52 desde Ourense

Ponteareas, 23 de noviembre de 2018.-El Alcalde de Ponteareas informa al Ministerio de Fomento de la peligrosidad que supone para los viandantes algunos puntos de las conexiones del enlace de Puzo recién abierto en la A-52, con la carretera provincial EP-4006 y con la carretera municipal que comunica con el lugar de A Cheira en Sano Mateo.

El regidor local envío una comunicación al jefe de unidad de carreteras del Ministerio de Fomento en Pontevedra para trasladarle su disconformidad con la apertura de esta conexión sin que las obras estén finalizadas con las debidas medidas de seguridad nos enlaces con la EP-4006.

Represas le explica que “resulta imposible para los peones transitar con seguridad en la carretera provincial en la zona del enlace con la autovía ya que no hay aceras”.

Además, en el escrito remitido a Fomento, Xosé Represas reclama señalizar debidamente este enlace como salida cara al núcleo de Ponteareas por la carretera provincial así como señalizar Ponteareas en la salida de Ourense pues es el principal núcleo de población de toda la comarca que no figura en la autovía cuando incluso en el enlace de Moreira es también el punto de conexión con Portugal más próximo a la A-52.

Por otro lado, Represas también pone la atención en el vial que cruza por encima de la autovía para acceder al lugar de A Cheira en Sano Mateo de Oliveira así como a varias parroquias del Concello de Salvaterra, “la situación creada es un sinsentido, no completaron el proyecto previsto del puente sobre la autovía y dejan en medio de esta carretera local unos vallados quitamiedos que estrechan el paso e impiden maniobrar adecuadamente a los autobuses y camiones. Hay que tener en cuenta que por esta carretera pasa a diario el transporte escolar. Tal y como dejaron las obras obligan al autobús a invadir el carril contrario par girar”.

Para el Alcalde resulta sorprendente que no se empleen los terrenos expropiados para ofrecer un espacio seguro para los viandantes y cumplir así el mínimo de la seguridad peonil.