Compartir
  • Ponteareas rinde homenaje a la tradición ancestral de los Ranchos de Reis que unía a la juventud .
  • La cita será el próximo domingo día 23 a partir de las cinco de la tarde en las calles y en el auditorio de Ponteareas que se reencontrarán con las danzas de nuestros antepasados.

Ponteareas, 4 de diciembre de 2018.-El gobierno de Ponteareas pondrá en valor las tradicionales danzas de Reyes que en nuestro concello siguen muy vivas gracias al esfuerzo realizado por los distintos colectivos sociales por recuperar y mantener las señales de identidad de nuestra cultura a lo largo de los años.

Para rendir homenaje a esta antigua tradición Ponteareas organiza el I Festival Internacional de Danzas de Reis que tendrá lugar el próximo domingo día 23 a partir de las 17:00 horas. El primer festival de la península exclusivo para este tipo de danzas que arranca con una recepción en el concello para dar paso a una ruada por el casco urbano, llegar al auditorio municipal alrededor de las 17:30 horas y comenzar las actuaciones de los cinco grupos que actuarán.

El Rancho de Reis de Guláns, el Rancho de Fozara, el de Santiago de Oliveira, el Rancho de Reis da Feira de Salceda de Caselas y el Rancho Pauliteiros de Miranda (Portugal) ofrecerán al público una lección de historia con la recuperación de trajes, músicas, cantar y movimientos típicos de las fechas de navidad en las que el vecindario iba de una parroquia a otra anunciando la llegada del día de Reyes.

Ataviados de blanco, los hombres con gorros de colores adornados con espejos y plumas y las mujeres con sombreros de paja con flores de colores, los jóvenes y las jóvenes visitaban las parroquias vecinas danzando “castañetas, palillos, arquiños y vestir o pao”. Cuatro danzas ancestrales que el Rancho de Guláns siempre mantuvo vivas sin cesar su actividad a lo largo de la historia de la parroquia.

Santiago de Oliveira, Fozara y Cortellas (que en esta ocasión no puede participar) también quisieron recordar quiénes fuimos y alentar a la sociedad a continuar con esta hermosa costumbre que tanto unía a la juventud y recuperaron estas sus danzas.

Castañolas, gaitas, bombo y pandereta servían la esta juventud para celebrar la llegada de los reyes alegrando con cintas de colores sus atuendos e instrumentos.

Los de Oliveira traen al presente lo que sus mayores les cuentan “Éramos jóvenes… nuestro grupo lo formaban cuatro mujeres y cuatro hombres bailando, y unas gaitas, un bombo y el repique de una caja marcaban el ritmo de nuestros bailes. Arcos, castañolas, palillos y cintas, adornaban aquellos vistosos bailes que danzábamos. Eran días grandes, en los que la música, el color y danza se mezclaban. Lucíamos nuestras mejores galas de bailadores. Las mujeres, con unas enaguas y blusa blanca impolutas, delantal negro, paño en cabeza y un mantón de reyes. Y los hombres iban más engalanados, con su pantalón y camisa blancas, polainas de cuero, gemelos, corbata, dos paños de reyes y un gorro con plumas. Y el guía se identificaba porque llevaba un espejo en su gorro”.

Recuerdan que luego no había coche, pero sí unas buenas tamancas que le hacían el camino más llevadero para llegar a pie allí donde les habían dejado echar unos bailes. “Oliveira era nuestro lugar, pero no sólo nos quedábamos aquí, sino que íbamos a todas las parroquias colindantes hasta Covelo en la fiesta de Reyes y en otras fiestas como San Namaro en Lira”.

El dinero no era lo que los movía, ya que apenas les tocaba una peseta la cada uno, era ese afán de pasarlo bien, de reunirse para recorrer juntos senderos y montes, y tener como recompensa una buena merienda de chorizos, pan y vino en cada casa y torreiro que visitaban. Sin enterarse, esta juventud fue la portadora de una tradición y así lo hacen las generaciones actuales.

Ensayando la luz del carbús en cubiertos y bodegas y al calor de la amistad esta juventud permanecía unida y arraigada a sus orígenes.

Por vez primera en la comarca

Los Pauliteiros de Miranda llegan desde Portugal, por vez primera, a la comarca con su danza guerrera llamada dança dos paos acompañados de gaitas de fuelles y bombo en la que solo los hombres bailan aunque se acaban de incorporar las mujeres.

Con más de veinte años de recorrido, los Pauliteiros de Miranda son una de las principales atracciones del nordeste transmontano, contribuyendo en la divulgación de estas danzas blancas tan particular de las tierras de Miranda que llevan por romerías, fiestas y diferentes actividades organizadas en todo el mundo.

De Salceda llega el Rancho de Reis da Feira, vinculado al carnaval y que, al igual que otros ranchos de Reyes del valle del Caselas, tenía unos trajes, composición y pasos de baile que lo hacían únicos, y totalmente diferentes a los de otras zonas del sur de Pontevedra.

El Rancho de Reis de Salceda de Caselas está formado por 2 danzantes y 1 dama. En la dama de reyes, llama especialmente la atención a grand cantidad de joyas de oro que luce, y que hace años se conseguían prestadas en las casas de la gente en mejor situación económica, y que estas personas prestaban con gran orgullo para que fueran lucidas en el Rancho de Reis, lo mismo pasaba con las sortijas de oro de los pañuelos de los danzantes. Esto implicaba además que los Ranchos tuvieran que ir siempre acompañados de más personas que hacían una labor de “custodia y protección”, por el enorme valor de las joyas empleadas

En la danza, los danzantes luchan por conseguir a una dama. La dama, representada por una niña o niño vestido de niña, será la encargada de elegir el ganador, obsequiando con una ribeirá que bailará en exclusiva con él.

El Rancho de Reis de Fozara se recuperó en el año 2006 y data en el año 1966 la última vez que se habían bailado, cuarenta años de parón que implicaron tareas de investigación en las que se implicó todo el vecindario. Cuentan algunos de los bailadores de los años 60 que comenzaban a las vísperas de reyes danzando y recorriendo Paredes, Lordelo, Pazos de Borbén, As Muras y Moscoxo para luego bajar y pasar la noche en las casas de familiares o amigos de la parroquia de Toutón. Cuentan que en aquella época era muy habitual toparse con otros Ranchos de Reis y que cuando esto acontecía había que “dar los Reyes” mutuamente, esto era bailarle las danzas al otro Rancho como muestra de respeto.

La concelleira de Cultura y Turismo, Hortensia Bautista, invita a toda la ciudadanía de Ponteareas y del área metropolitana a presenciar un encuentro con los orígenes y el fruto del esfuerzo de investigar para traer al presente las danzas de nuestros antepasados.