Compartir

Un año más, la Universidad de La Laguna ha celebrado hoy, lunes 24 de septiembre, un acto de bienvenida a la primera tanda de alumnado extranjero del programa de intercambio Erasmus+ que estudiará en la institución este curso. En su saludo, el rector Antonio Martinón conminó a estos jóvenes europeos a trabajar por lograr una Europa más fuerte en unos momentos en los que el continente vive una situación política muy delicada.

El acto ha servido para recibir a los 351 estudiantes extranjeros que permanecerán en la Universidad de La Laguna el primer semestre o el curso completo. En febrero de 2019 se celebrará una recepción similar para los estudiantes de este programa que cursarán el segundo semestre, de tal modo que se estima que, en el curso 2018-19, el centro académico tinerfeño recibirá a más de 500 estudiantes extranjeros.

La recepción contó con una amplia representación académica, encabezada por el rector Antonio Martinón, y completada por la vicerrectora de Internacionalización, CarmenRubio, y el decano de la Facultad de Humanidades, Javier Medina. Pero también hubo presencia de las instituciones civiles, como el alcalde de San Cristóbal de La Laguna, José Alberto Díaz; el director general de Universidades del Gobierno de Canarias, Ciro Gutiérrez; y la cónsul honoraria de Hungría, Nóra Henrietta Hermann-Boér, en representación del cuerpo consular acreditado en Santa Cruz de Tenerife.

“Europa será lo que quieran los europeos que sea”

En su discurso, el rector reflexionó que la Unión Europea vive actualmente momentos difíciles. “Europa es lo que ustedes quieren que sea”, indicó Martinón a su audiencia. “Algunos queremos que perdure la idea de una Europa con peso en el mundo; otros prefieren enarbolar la bandera local frente la global. Tras la Segunda Guerra Mundial, comprendimos que era preferible la concordia y la construcción común. En sus manos está sacar adelante ese ideal”, recordó.

Martinón también intentó trasladar al nuevo alumnado foráneo la peculiar identidad canaria, “una tierra con el alma divida entre África, América y Europa”, lo cual convierte al Archipiélago en una comunidad abierta en la que es fácil relacionarse con muchas personas de distintas latitudes.

El alcalde de La Laguna también se refirió a La Laguna como una ciudad abierta, y se enorgulleció de que, desde sus inicios, careciera de murallas, un hecho que fue relevante para la declaración de la urbe como Patrimonio de la Humanidad. “La UNESCO dice que somos patrimonio de todos y, por tanto, son ustedes laguneros. La mayoría de las personas que residimos en La Laguna no nacimos en ella, sino que optamos por vivir aquí: una razón más para sentirse parte de esta ciudad”.

Por su parte, el director general de Universidades se refirió a su propia biografía para defender el interés de la experiencia Erasmus: cuando fue alumno, él mismo fue co-fundador de la asociación de estudiantes internacionales AEGEE-Las Palmas, y posteriormente contrajo matrimonio con la presidenta de AEGEE-Florencia. “La acción de aprendizaje más importante que van a vivir, más que la académica, será la de compartir tiempo con personas do otra cultura”.

Tras las intervenciones de las autoridades académicas y civiles, se produjo una serie de presentaciones cortas sobre diferentes servicios de la Universidad de La Laguna, como el de Idiomas, Deportes, Unidad para la Docencia Virtual y Biblioteca, así como la asociación AEGEE-Tenerife. El acto lo cerró la representante del cuerpo consular acreditado en la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Como viene siendo ya tradición, este Welcome Day finalizó con una foto de familia y un cóctel.