Quantcast

Consellería Valenciana espera un informe de Abogacía del Estado

La Conselleria de Educación de la Comunidad Valenciana está a la espera de que la Abogacía del Estado emita un informe sobre cómo actuar en los casos en los que los padres decidan no llevar a sus hijos al colegio por temor al contagio de la Covid-19. Se trata de un documento solicitado por el Ministerio, de acuerdo con la petición “unánime” de los consejeros de las CCAA.

Así lo ha avanzado el conseller de Educación, Vicent Marzà, tras visitar las instalaciones del CEIP Mare Nostrum de València, junto al ‘president’ de la Generalitat, Ximo Puig, para conocer las medidas que el centro ha puesto en práctica para adaptar el plan de contingencia elaborado por la comunidad educativa durante el verano.

Según Marzà, es “legítimo tener miedo” en una situación como la actual, llena de “incertidumbres” pero ha garantizado que los niños estarán más seguros dentro de los centros educativos que en muchos espacios de fuera.

Frente al miedo, el titular de Educación ha abogado por hacer “pedagogía”. El protocolo existente hasta la fecha ante el absentismo escolar, ha explicado Marzà, está pensado para circunstancias ordinarias, que nada tiene que ver con la pandemia, en aquellos casos en los que no se lleva a los menores a clase, para que “no queden desatendidos”.

La nueva situación sin embargo, requiere una respuesta por parte de la Abogacía del Estado y mucha “pedagogía”, ha apuntado.

GUÍA ANTE LA COVID EN LAS AULAS

Además, Marzà ha avanzado que una guía elaborada por Salud Pública marcará el protocolo a seguir ante la aparición de uno, dos o más casos de Covid-19 en un centro educativo y resolverá la manera de gestionar supuestos prácticos como por ejemplo qué hacer con los hermanos de un caso positivo en un aula.

Esta guía, trabajada en la Conselleria de Sanidad y validada por el Ministerio, será remitida a todos los centros de la región esta misma tarde. La Comunidad Valenciana se convierte así en una de las primeras CCAA con una guía para la gestión de casos específicos.

Marzà ha explicado que serán las autoridades sanitarias en cada caso, las que decidirán sobre el cierre de aulas o centros, en concreto, será el centro de salud de referencia el que evaluará y determinará las personas a aislar de su entorno. En el caso de que un aula tenga que hacer cuarentena, sus clases tendrán continuidad telemática durante esos 14 días.

En todo caso, el conseller ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad, dado que, como ha recordado, “en otros países donde han reabierto las aulas, solo el 5% de los centros ha sufrido algún cierre tras detectar algún positivo y casi todos los contagios se han producido fuera del centro”, ha remarcado.

Para Marzà, “los centros educativos son un factor más de detección que de contagios”. “Volver a los centros es más seguro para las familias porque la detección y la PCR será inmediata, tal y como ha asegurado Salud Pública”, ha resaltado.

En este sentido, el conseller de Educación ha querido agradecer a los docentes el “esfuerzo ingente, su compromiso y el trabajo” que han realizado durante el verano para hacer de los centros educativos un lugar lo más seguro posible. “Se han dejado la piel” y ahora “los centros educativos son más seguros y organizados que espacios de fuera”, ha garantizado. Y la primera semana de ‘vuelta al cole’ habrá también mucho trabajo, sobre todo a la hora de asumir rutinas, ha augurado.

Como ejemplo de este trabajo, Marzà ha destacado la labor que se ha realizado en el CEIP Mare Nostrum para adaptarse al plan de contingencia. “Son un ejemplo de que es posible organizar los centros de forma segura y saludable”, ha resaltado.

Tal y como ha explicado la directora del centro, Sole Salcedo, se han marcado itinerarios de entrada y salida, hay paneles informativos con las normas de higiene y seguridad; se ha dividido el patio en siete zonas para que cada grupo ocupe siempre la misma, en dos turnos de recreo; una hoja a la entrada de los baños funciona a modo de semáforo, hay que apuntarse cuando se entra; se toma la temperatura al entrar; se pautan los lavados de mano, así como el acceso al centro por cuatro puertas diferentes; se mantienen grupos burbuja en aula y comedor; y se han habilitado aulas como la de música para grupos enteros.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha querido agradecer este “sobreesfuerzo” de la comunidad educativa para garantizar un curso “esencialmente presencial” y ha insistido en que aunque el riesgo cero no existe, gracias al trabajo de la comunidad educativa “los niños van a ser los grandes aliados frente a la pandemia”.

Puig cree que el cambio de hábitos en los colegios como consecuencia de la Covid-19 será exportado por los niños fuera con esa “pedagogía” e “impregnará a toda la sociedad de esa autoprotección que necesita”.

“BUEN MOMENTO PARA BUSCAR FÓRMULAS DE CONCILIACIÓN”

En cuanto a los mecanismos para que los padres y madres puedan quedarse al cargo de hijos en cuarentena por la Covid-19, Ximo Puig ha querido dejar claro depende de los ministerios articular los permisos correspondientes pero cree que “es un buen momento en defensa de la familia y de la conciliación” para “buscar formas más fáciles par ala ciudadanía y más comprometidas con esa conciliación”.

No solo está el Covid, ha apuntado, “hay otras enfermedades que en momentos determinados también producen una situación de estas características”, ha argumentado.

Comentarios de Facebook