Compartir

Medio millar de multas a gorrillas y 170 casos tramitados ante la Fiscalía. Ese es el balance de tres meses de trabajo de la Policía Local en las playas de la ciudad y que toca a su fin con la llegada de las primeras lluvias. Los agentes han tenido en los aparcacoches, a tenor de las cifras facilitadas ayer por el ayuntamiento, uno de sus principales quebraderos de cabeza.