Compartir

Un verano más, y ni los vecinos ni los conductores que atraviesan Favara recuerdan cuántos, atravesar esta localidad de la Ribera Baixa sigue siendo todo un infierno, fundamentalmente los fines de semana y en las horas punta de entrada y salida a la cercana playa de Cullera.