Compartir

Una delegación compuesta por la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, miembros de la Mesa del Congreso y portavoces de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo, entre los cuales figuran los populares valencianos José María Chiquillo y Elena Bastidas, ha viajado este miércoles a Maputo (Mozambique) con el objetivo de visitar y conocer de primera mano los proyectos llevados a cabo por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

REUNIÓN CON COOPERANTES Y ONGs

Entre las actividades en la agenda de la delegación parlamentaria figuraba una reunión de trabajo con los responsables de la Oficina Técnica de Cooperación, encargada de la intervención de sectores como la gobernanza democrática, el desarrollo rural y la salud en Mozambique. En estos ámbitos, los 13 convenios y proyectos financiados por AECID han supuesto una inversión de 8.375.589,08 €, además de la financiación recibida por la Unión Europea, 6 Comunidades Autónomas y 20 Administraciones Locales de nuestro país.

Al término de su visita a los cooperantes y ONGs, el diputado valenciano José María Chiquillo declaró haber «aprendido una lección» conociendo de primera mano la labor de los cooperantes españoles. «Queda mucho por hacer, aprender, compartir y contribuir al progreso social, económico y cultural» de los países menos adelantados para suplir sus carencias y que puedan alcanzar una vida digna con lo más básico.

VISITA A LA CASA GAIATO Y AL CISM

Dada la naturaleza de la empresa de la delegación en el país, no podía faltar una visita a la Casa do Gaiato y al Centro de Investigación de Salud de Manhiça (CISM). Esta primera representa un proyecto educativo, formativo y de inserción laboral, de acogida de huérfanos y familias desestructuradas, que cuenta con el apoyo económico de Cooperación Española, AECID y el Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Actualmente acoge 159 niños en régimen interno y otros 70 en régimen externo, y ofrece formación hasta a 900 estudiantes.

El CISM, por su parte, es un hospital de referencia en la lucha contra el SIDA, la malaria y la tuberculosis, enfermedades extremadamente peligrosas y comunes en los países menos adelantados. Está financiado con fondos de Cooperación Española, el Instituto Salud Global y fundaciones como la de Bill Gates, dedicada a combatir la malaria.