Compartir

La Crazy Race,  la
carrera más divertida del panorama del running arranca su cuenta atrás y amplía
su número de participantes en un 30%, al pasar de 900 a 1.200 este año gracias
al éxito de convocatoria de una prueba que es única en España en cuanto a concepto,
número de pruebas y participantes.

     Arañas de
cuerdas, alambradas, piscinas de espuma, toboganes gigantes, placajes,
hinchables de formas insospechadas o agujeros de barro se interpondrán el
próximo 22 de Mayo en el camino de los participantes de la Crazy Race de
Moncada, la carrera de obstáculos más loca del planeta que este año llega
cargada de novedades.

    En un trazado
de 8,2 kilómetros que acoge senderos y caminos se reparten los más de 50
obstáculos que deberán de superar los 
participantes de la prueba.

    Desde la
organización anuncian novedades, como el tobogán hinchable gigante de varios
metros de altura que han diseñado especialmente para la carrera. El resto de
sorpresas prefieren mantenerlas en secreto para sorprender aún más a los crazyrunners
que este año van a terminar rebozados en barro.

    “Se trata de un
prueba para aquellos a los que no les da miedo ensuciarse. Los que participan
repiten y para muchos se convierte en una experiencia verdaderamente
inolvidable”, afirma Pau Monreal, director técnico de la carrera.

   El circuito
combinará asfalto, pista y sendero y tendrá tres categorías: Senior
(hombre/mujer) desde 18 a 35 años; Veterano (a partir de 35 años) y Equipos o
Clubes donde puntuarán los 4 mejores tiempos.

     Con numerosos inscritos
precedentes de diferentes puntos de España y de Europa todavía quedan un par de
semanas para inscribirse en esta loca carrera que cerrará el aforo con 1.200
participantes. “Es de las pocas carreras en las que número de mujeres que
participan es igual o ligeramente superior que el de los hombres. Vienen
parejas, familias, grupos, este año ya hay inscritos más de cien Erasmus”,
confirma Monreal.

   El día de la
prueba la zona del Tos Pelat de Moncada, lugar donde se asienta el circuito, se
convertirá en una auténtica fiesta que acogerá batucada, dj's, desfile de
disfraces, paellas y la ya famosa carrera de obstáculos cuyas imágenes dan la
vuelta al mundo cada año.