Compartir

Los millennials, son los jóvenes que nacieron entre 1982 y 2000, la generación posterior a la 'X', y al mismo tiempo a la de los 'baby boomers'. La revista Time los catalogó como la generación del 'yo-yo-yo'. Una promoción plagada de “perezosos, narcisistas y consentidos“. El término se acuñó porque son la generación que se hizo mayor de edad con la entrada del segundo milenio, y además, nacieron amparados en una época de estabilidad y prosperidad económica, aunque tal 'prosperidad' les dio un portazo en las narices justo antes poder incorporarse al mercado laboral.

Pero no todo son críticas para los millennials, el New York Times publicó recientemente que se trata de una generación bastante preparada y destacó también sus puntos fuertes, como la creatividad, su empatía, una mayor conciencia sobre la salud, e incluso “están trabajando en su propia revisión de la vida moral“.

Para el doctor en economía y profesor de Universidad, Iñaki Ortega, los millennials “no son como algunos les han etiquetados, frívolos y perezosos, sino los inventores de la economía colaborativa, los que demandan democracia en medio mundo y los empresarios que contratarán a nuestros hijos“.

Iñaki Ortega, como emprendedor que es, reivindica un papel más protagonista de la nueva generación en la vida empresarial. El próximo 2 de diciembre a las 19:00 horas en Caixaforum presentará su libro: 'MILLENNIALS, inventa tu empleo'. En el libro explica que los millennials son ” nativos digitales, se sienten ciudadanos del mundo y están muy preparados, adoran las matemáticas, aunque estiren como un chicle su adolescencia. En 2025 constituirán el 75% de la fuerza laboral mundial y por ello están siendo objeto de estudio por los más prestigiosos informes como los de Mckinsey, Gartner o Deloitte“.

Joaquín Muñoz, un joven abogado madrileño que ha ganado a Google en el Tribunal de Luxemburgo la demanda del derecho al olvido,y ha sido nombrado abogado de la semana por el periódico 'Times'.Y Susana Malón, una joven física especializada en contaminación lumínica que ha conseguido que la UNESCO y la Organización Mundial del Turismo se fijen en su empresa de smartcities radicada en Victoria, son algunos de los ejemplos que destaca el doctor Iñaki Ortega.

Para el reconocido sociólogo Timothy Garton Ash, profesor de la Universidad de Oxford, y columnista semanal del diario 'The Guardian' se trata de 'la generación del Muro'. Garthon Ash hace un análisis político y sociológico en el que cree que la “generación del 89 quizá no la forman los que actuaron o fueron jóvenes testigos entonces, sino los que nacieron en aquella época y ahora están haciendo el paso de la universidad del estudio a la de la vida. El mundo al que llegan es, en muchos aspectos, menos prometedor que el que atisbamos cuando amaneció sobre la Puerta de Brandeburgo el viernes 10 de noviembre de 1989“.

Para el prestigioso sociólogo de la Universidad de Oxford, “no se puede decir que sea una generación callada, interesada sólo por la vida privada, con la vista y el pulgar puestos en la pantalla de un smartphone. Los del 89 han acampado en las calles de ciudades como Nueva York y Madrid para reclamar un futuro que el mundo parecía prometer tras la caída del Muro y los banqueros y políticos parecen haberles arrebatado. Los del 89 han encabezado las protestas contra las leyes que amenazan con coartar la libertad en Internet. Edward Snowden, que tenía seis años cuando el Muro se derrumbó, es una de sus voces, uno de sus héroes“.

Para Timothy no está tan claro cuál es la visión política general de esta generación y cómo va a cambiar Europa, y sobre todo si el mundo la aceptará. “No sé si la generación del 89 acabará siendo una generación política decisiva, cómo va a actuar ni cuál será su reacción cuando pasen cosas, como pasarán. De ellos depende el futuro de nuestro pasado“.

Imagen de 1989 tras la caída del muro de Berlín. Gtresonline.

LOS DATOS EN ESPAÑA
En España, alrededor del 54% de los jóvenes están en el paro, adelantando incluso a Grecia. Esta tasa además ha ido variando porque se ha reducido el número de jóvenes que trabajan en España, tras la fuga de cerebros, lo que genera una mayor tasa de paro. España está muy por encima de la media de la zona euro, con una media del 23,2%.