Compartir

Todos los años te lo decimos. Si buscas buenas ideas para fabricarte un disfraz casero y baratito para disfrutar de la noche de Halloween, echa mano de cartulina, cajas vacías de cartón, rotuladores, folios en blanco, ropa andrajosa… ¡y da rienda suelta a tu imaginación! En poco tiempo conseguirás resultados sorprendentes. Te hacemos varias propuestas, aunque sin duda tu “versión” será mucho más divertida y mejorada.

Para los discretos, de hombre invisible. Para fabricar tu disfraz necesitas el típico jersey que te quede muy grande de mangas para que no se te vean las manos. Si está algo viejo y desgastado, mejor que mejor. Puedes conseguir el efecto invisible en tu cabeza usando un sombrero enorme del que cuelguen dos alambres donde enganches unas gafas de sol.

Para los que quieren dar el cante, de la niña de 'El exorcista'. Busca una peluca de pelo negro de melena larga (puedes comprarla en un 'todo a un euro' del barrio) y un camisón viejo de la abuela de color blanco. Usa pinturas para ponerte ojeras y cara de loca. Y lo más importante de todo. No olvides practicar tu papel: “¿Has visto lo que ha hecho la cochina de tu hija?”.

Para los vacilones, de leche caducada. Este disfraz es muy fácil, aunque tampoco es que dé mucho miedo, sólo si a alguien le da por probarte. Usa una camiseta blanca de manga larga que no quieras para nada y unos leggins blancos. Después inspírate en los tipos de letra del cartón de leche que tienes en el frigorífico. Dibújate un código de barras y la fecha caducidad y cuando te pregunten, no olvides responder que “¡eres la leche!”.

Para los tradicionales de Halloween, la opción barata del zombie o del fantasma. Busca camisetas blancas o sábanas viejas que ya no necesites y no te importe romper. Rásgalas con tijeras y píntalas con ceras o témperas rojas y negras alrededor de los agujeros. Puedes darle un toque especial quemando un poco, con cuidado, la parte de abajo y las mangas. Para conseguir el efecto de la sangre y las ojeras en la cara, usa el típico pintalabios a punto de gastarse o lapiz de ojos negro. Si no tienes, comprarlos en un 'todo a un euro' no te saldrá caro. ¡Recuerda usar luego leche limpiadora, que no veas lo difícil que es quitarse el maquillaje!

Para los más vagos, de bolsa de basura poseída. Sólo tienes que cubrirte de bolsas de basura a las que previamente les has pegado con pegamento todo tipo de desperdicios: cáscaras de plátano, cáscaras de naranja, latas de conserva vacías, envoltorios de chicles… Elige cosas que además de asco den algo de miedo.

Para los y las atrevidas que quieren dar la nota, de maruja psicótica. Necesitas una bata, unos rulos, unas zapatillas de andar por casa y varias revistas del corazón donde no falte Isabel Pantoja en portada. Como es un disfraz para Halloween, puedes maquillarte con pintalabios rojo y rimmel corrido… Como si estuvieras un poco loca, ya sabes. Y si te atreves, echa mano de tu cuchillo gigante de plástico, al más puro estilo de la película 'Volver', de Almodóvar.

Para los adictos a la tecnología, de iPod o de buscador de Google. Para disfrazarte de iPod sólo tienes que vestirte completamente de negro, calzarte tu iPod (o el que te dejen) y ponerte como “capa” una cartulina gigante del color de tu iPod (si te lo curras un poco puedes dibujar el mítico botón circular y demás). El toque terrorífico lo darás con la música que estés escuchando (consigue unos altavoces y darás la nota). Y si quieres quedarte con la peña, vístete de buscador de Google. Para ello sólo tienes que coger una camiseta blanca y pegar un pantallazo del buscador de Google en cartulina (si decides que lo hagan en una tienda de las que personalizan camisetas, el acabado será mejor pero será más caro). No olvides ofrecer a tus amigos un teclado para que encuentren lo que están buscando. Tu pecho les dará la respuesta.

Para los que buscan algo más que asustar, Doctor Amor y Terror. Vístete con una bata de laboratorio y un gorrito para operar (vale un gorro de baño de colores). Unas gafitas de palo pueden darte el aire interesante. Para dar el toque terrorífico apóyate en los complementos: dentadura de colmillos y maquillaje tétrico.

Para los mitómanos, de Hugh Hefner lobotomizado. Necesitas una bata de seda, pantuflas con mucho glamour, una pipa, maquillaje para mostrar que estás un poco pálido y llenar la boca de agua para que parezca que te está cayendo baba.
Para los prácticos, de obrero poseído. Unos pantalones con bolsillos, camiseta blanca, chaleco naranja o fosforito y caso protector. Usa igualmente el maquillaje baratillo para dar el toque de “posesión”.

Para los que prefieren dar miedo a hacer reír, el payaso maníaco. Necesitas una máscara de payaso o pintura de cara de color blanco, rojo, azul y amarillo. Si no se tiene la máscara, con las pinturas se hace el diseño sobre la cara hasta que parezcas un payaso. Para dar un efecto más tenebroso, se podrá vestir de traje o con pantalón oscuro y camisa elegante. No se deben olvidar los guantes blancos

Para los mimosos o mimosas, de catwoman vampírica. Seguro que tienes en el armario ropa negra ajustada (elige la que más te favorezca). Si no tienes, siempre puedes recurrir al armario de un/a vecino!a o amigo/a. Usa también unas botas de tacón alto, rebusca en tu interior para dotar al disfraz de tus máximas dotes de seducción, fabrícate una máscara con cartón pintado de negro (si 'googleas' encontrarás más de una imagen o plantilla para hacerlo). Viste unos leggings negros y opta por un corpiño o top que marque bien tu escote (si no tienes pecho, pon relleno). También necesitarás unos guantes largos que se pueden comprar por un módico precio en un 'todo a cien'. ¡Recuerda fabricar una colita sexy con una madeja de lana negra trenzada!

Para los que buscan terror psicológico, de la niña de 'The ring' o de la niña de la “curva”. Si ya estás en harina, puedes aprovechar las ideas del disfraz de la niña del exorcista y añadir una tele prefabricada y así pdorás ser la auténtica niña de 'The ring'. Para ello tendrás que cortar una caja de cartón grande y hacer la forma de tele pintándole los botones con rotulador negro. Aplícate en los detalles de la tele para que quede más realista. Utilizar acuarelas puede darle un cierto toque de “realismo”.Se puede aplicar igual para la niña de la curva, aunque en este caso tendrás que contextualizar el disfraz y situarte en todas las curvas que encuentres a tu paso.

Para los fans de las pelis de terror, de novia cadáver. Hazte con un vestido viejo de novia (si es el tuyo o el de alguna amiga o familiar, mejor que mejor). Una vez conseguido el traje, lo importante es dar el toque adecuado con el maquillaje. Usa una base blanca para palidecer tu cara y tu piel. Con lápices negro y rojo hazte unas buenas ojeras y, en los brazos, también palidecidos, difumina manchas negras para darles un aspecto mortecino. Los guantes largos blancos (si son de encaje, mejor) que le darán el toque de glamour. Si consigues unas flores negras, ya es el “no va más”.