Compartir

Barcelona, 23 mar (EFE).- El director Lluís Pasqual invita al público que acuda al Teatre Lliure entre el 30 de marzo y el 1 de mayo a disfrutar de una noche de espectáculo con “A teatro con Eduardo”, en el que aúna dos títulos del napolitano Eduardo de Filippo, “Hombre y señor” y “La gran ilusión”.

Acompañado por parte del elenco de las dos obras, entre ellos Ramon Madaula, Mercè Sampietro, Jordi Bosch y Teresa Lozano, el dramaturgo ha explicado que es la primera vez que se enfrenta a los textos del italiano, un autor que “es una fiesta del teatro”, con unos personajes a los que “siempre mira con ternura”, con unas obras que son “falsamente naturalistas, teatro dentro del teatro”.

En esta ocasión, ha apostado por versionar en catalán el primer acto de “Hombre y señor”, una pieza de juventud en la que los protagonistas son los actores de una “tristísima compañía que debuta y, como ha sido un desastre, al día siguiente deciden ensayar la obra en un hotel”.

Lo que se muestra en ese acto es lo que ocurre durante el ensayo, ambientado en los años treinta, los conflictos existentes entre el apuntador y el primer actor, una relación no siempre fácil.

Sin prácticamente transición -habrá un número musical-, el espectador se encontrará viendo la segunda obra de la noche, “La gran ilusión”, una de las menos representadas de De Filippo, en la que realidad y ficción van de la mano, con un mago omnipresente (Jordi Bosch) y un hombre, Calogero Di Spelta (Ramon Madaula), al que deja su mujer para irse con su amante a Venecia.

Lluís Pasqual ha reconocido que ha sido un reto encontrar el tono de ambas piezas, pasarlas del napolitano, “barroco por definición”, al catalán, “que es más seco”, y tampoco ha olvidado que el escritor, cuando armaba sus textos, siempre pensaba en su propia compañía y en unos actores muy determinados. “Son vestidos hechos a medida”, ha apostillado.

Cree Pasqual que en esta obra de Filippo, con su característico sentido del humor, es cuando “más cerca está de Pirandello”, preguntando al espectador si “es mejor afrontar la realidad o fabricarse una ilusión para poder vivir”.

En cuanto al poco éxito que tuvo cuando fue presentada, a finales de los años cuarenta, el director catalán lo ha atribuido, en parte, a que, mientras que en sus otras obras hay un final de celebración, “de bondad”, aquí “el final es como lo que provocan esas peladillas que se dan en bautizos y comuniones, cuyo sabor es dulce hasta que uno se encuentra con una almendra amarga”.

La actriz Mercè Sampietro, que también canta en la obra, se ha mostrado “emocionada” de poder reencontrarse con Pasqual y de poder trabajar por primera vez en el Teatre Lliure, “con una función que divierte mucho y en la que nos lo pasamos muy bien”.

Para el actor Ramon Madaula, es “incomprensible” que “La gran ilusión” no funcionara en su momento porque “es una obra maestra”, un juego para el público sobre realidad y ficción.

Su personaje, ha dicho, “está encantado de acabar viviendo con un mago que durante cuatro años le va diciendo que su mujer no le ha abandonado y que el tiempo no pasa”. Sin embargo, “todo se acaba destapando y llega la cruda, brutal, áspera realidad”.

A la vez, no ha negado que para los actores lo más dificultoso también ha sido “encontrar el tono”, optando, junto a Pasqual, por interpretar a los personajes “como si fueran dibujos animados de Disney, con su carga de tristeza, su melancolía”.

A su juicio, lo que están haciendo en esta obra “es un estilo que no es parodia ni esperpento, aunque se acerque, con un poso de poesía”. “Lo hacemos desde la distancia que da un dibujo animado, haciendo que el público se emocione con nosotros, sin tragedia”, ha concluido.

Lluís Pasqual, que ha valorado positivamente que dos obras actualmente en cartelera como “Don Joan” y “Hamlet” hayan agotado entradas desde hace días, llevaba con estas piezas de De Filippo en mente desde hace tiempo, pero se cruzó “El Rey Lear” y las dejó en reposo.

El reparto de “A teatro con Eduardo”, con música de Dani Espasa y tres canciones populares napolitanas, se completa con Laura Aubert, Robert González, Oriol Guinart, Francesca Piñón, Albert Ribalta y Marc Rodríguez. EFE