Compartir

Mar Gonzalo

San Juan, 10 mar (EFE).- Una legión de 119 Quijotes llegaron hoy a Puerto Rico como “paradigmas del español” sobre el que versará el VII Congreso de la Lengua que se celebrará en San Juan la semana próxima, y como “una enseña de la libertad de elegir quién quiere ser uno mismo” que han adoptado cientos de culturas.

De la mano de Instituto Cervantes y Acción Cultural Española, y acompañados de 24 carteles de películas y hasta de un largometraje, una amplia colección de todo tipo de ediciones del Quijote han desembarcado en el Museo de San Juan con el propósito de dar muestra de la importancia de esta obra literaria, que rivaliza con la Biblia como una de las más traducidas y que es el referente universal de la literatura en español.

“El Quijote es la enseña de la liberad de elegir quién quiere ser uno mismo. Este mensaje ha calado en todas las culturas y eso lo ha transmitido nuestra lengua”, defendió hoy la directora de Cultura del Instituto Cervantes, Beatriz Hernanz en la inauguración de la muestra en San Juan.

Y es que desde la primera versión en inglés en 1612, la novela de Miguel de Cervantes ha fascinado a lenguas y culturas diversas, por lo que “ha sido traducida a infinidad de variedades lingüísticas en 400 años”, explicó a Efe el comisario de la muestra, José Manuel Lucía Megías, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y reconocido experto cervantista.

Esta exposición, que se podrá visitar hasta el 10 de junio, incluye libros que nunca antes había salido incluso de la red de 60 bibliotecas del Instituto Cervantes en todo el mundo, con versiones en 56 idiomas, e incluso una en braille.

Según Hernanz, se trata de la primera vez que esta muestra sale de España, coincidiendo con el cuarto centenario de la muerte de Cervantes (1547-1616). En Puerto Rico inicia una gira que la llevará a Nueva York a partir del 21 de julio, a Chicago (1 de diciembre), Londres (13 de abril) y Rabat (4 de octubre).

“Y qué mejor que empezar en Puerto Rico, una tierra donde los españoles nos encontramos con ese mágico mundo que es América”, apuntó Hernanz, para quien el Quijote es “paradigma del español”.

En la muestra también se puede escuchar un mismo fragmento del Quijote en 300 idiomas, entre ellos bengalí, polaco, árabe, hindi, tagalo o turco; así como ver la película “El Quijote cabalga por el cine”, de Javier Rioyo.

Con todo ello se da fe de la gran variedad de culturas que han podido aprender de la mano del Quijote toda una serie de valores universales, transmitidos en unas páginas donde los personajes gozan de gran humanidad, algo extraño para los convencionalismos de la época, según destacó Hernanz.

En su opinión, es una obra “llena de vida, que tiende puentes entre el místico y el pícaro con elegancia y manteniendo siempre el respeto a sus personajes” y que gracias a la labor de hispanistas y traductores ha llegado a gran parte de los rincones del mundo.

De hecho, y según relató la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, durante la inauguración, precisamente el Quijote fue el primer libro que leyó su abuela, la primera mujer de la familia que supo leer y escribir.

“Lo sacó de un zafacón (basura) de gente rica que lo había desechado”, recordó emocionada la alcaldesa, quien detalló que está prevista la visita de alumnos casi una treintena de escuelas de la isla, donde “es necesaria la cultura, como bálsamo del alma”.

En ese sentido, el comisario explicó que esta muestra presta especial atención a los niños, que son los que en un futuro podrá “completar el número de variedades lingüísticas a las que se puede seguir traduciendo el Quijote”.

“Conocemos 146 variedades lingüísticas a las que se ha traducido, pero todavía quedan muchas, y ésta puede ser una gran introducción para los niños”, dijo a Efe Lucía Megías, quien insistió en que “hay que leer más literatura”, porque “es fundamental en la educación”.

Además, a través del Quijote, “aprendemos a ser mejores personas, como le ocurrió a Alonso Quijano”, aunque el texto pueda resultar complicado para los niños.

“El Quijote tiene muchas capas de lectura. No nos podemos empeñar en que los niños lo entiendan todo a la primera. A un niño, y a todos, nos gusta que nos cuenten historias, aventuras. Podemos empezar con esa capa”, explicó, “para luego profundizar en la visión del mundo y valores que ofrece” esta obra maestra.

Así, “el niño puede entender que la literatura no son sólo datos, también son valores que nos ofrecen los héroes como El Quijote, Sancho Panza, y en definitiva todo aquel que es coherente con lo que piensa y quiere que su mundo sea lo suficientemente bueno como para que englobe también al mundo de los demás”. EFE

mgl/cd