Compartir

Madrid, 16 dic (EFE).- El número de puestos de trabajo en los medios de comunicación españoles destruidos desde que comenzó la crisis a mediados de 2008 hasta octubre de 2015 asciende a 12.200, un período en el que además se han cerrado 375 medios entre diarios, revistas, televisiones, digitales y agencias.

Unos datos que figuran en el “Informe Anual de la Profesión Periodística 2015” de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y que resultan “demoledores”, según ha calificado su presidenta Victoria Prego, que, no obstante ha dicho que existe un “levísimo punto de esperanza” porque la “caída libre” que sufren los periodistas y el ejercicio de la profesión “se ha aminorado”.

“Aunque el panorama es igual de incierto y amenazador, no sólo para la supervivencia física del periodista, sino también para el ejercicio independiente y libre de la profesión, parece que se detienen los datos y podemos permitirnos esperar que el escenario vaya perfilándose hacia un futuro más seguro, claro y nítido”, ha subrayado Prego.

De esos 12.200 empleos destruidos desde el comienzo de la crisis (entre ellos, 4.459 han sido en televisiones, 2.635 en diarios y 1.589 en revistas), este año (de enero a octubre) se han contabilizado 246 despidos frente a los 2.465 del año anterior y los 2.771 de 2013, los años en que mayor número de puestos de trabajo se han perdido.

Según ha explicado el director del informe, Luis Palacio, la caída “tan grande” respecto a 2014 se debe, mayoritariamente, a que en el estudio del año pasado están contabilizados los despidos generados por el cierre de la Radiotelevisión valenciana (RTVV).

Entre los “destellos” positivos figura que el paro registrado entre profesionales que solicitan trabajo como periodistas como primera opción en el Servicio Público de Empleo Estatal bajó un 8 % entre septiembre de 2014 y el mismo mes de este año, al pasar de 9.451 a 8.680, y de estos últimos son mujeres el 64 %.

El informe publica además en esta edición un estudio sobre la devaluación de los salarios base de los periodistas amparados por un convenio colectivo entre 2010 y 2015, que pone de manifiesto que han experimentado una caída del 17 %, es decir, se ha pasado de un promedio de 32.532 euros brutos al año a 26.972 euros.

Esta retribución refleja, más que el salario real, la valoración que se hace de su puesto de trabajo y correspondería a un periodista que se incorpora al puesto procedente de fuera del medio, ya que, ha precisado Palacio, no incluyen los complementos (antigüedad, festivos, etc.) que los trabajadores puedan percibir.

Por ello, advierten de que en las redacciones está apareciendo una doble escala salarial realizando el mismo trabajo: la de los que estaban antes de la renovación de los convenios y la de los nuevos contratados.

Unos hechos que hacen que los periodistas consideren, “como en años anteriores” que los principales problemas de la profesión son el aumento del paro y la precariedad laboral (57 %) y la mala retribución del trabajo periodístico (14 %).

El informe señala también que el 25 % de los periodistas y el 73 % de los comunicadores han sufrido graves cambios negativos en sus condiciones laborales; el 25 % de los autónomos ha visto reducida su remuneración un 70 %, una disminución igual a la que han experimentado el 20 % de los contratados.

Destaca el hecho de que continúan las dificultades para conseguir el primer empleo y que la mitad de los becarios no están remunerados, lo que “desvirtúa” su figura.

Asimismo, el informe contabiliza el censo de medios lanzados por periodistas desde enero de 2008 hasta noviembre de 2015, que registra el lanzamiento de 579 medios de comunicación, mayoritariamente digitales, de los que permanecen activos 458 soportes y 121 han cerrado o están sin actualizar.

En concreto, este año han lanzado 28 nuevos medios frente a los 66 de 2014, los 118 de 2013 y los 99 de 2012, una “estabilización” que, según Palacio, indica que el sector mediático emergente ha comenzado a “estabilizarse”, además de recordar que muchos de ellos carecían de planteamiento empresarial y comercial en el que se contemplase la sostenibilidad del proyecto.

“Un futuro esperanzador y luminoso, pero todavía condicionados por nuestro pasado reciente”, ha concluido Palacio. EFE

rbf/mlb