Compartir

Este jueves se publicaba el último libro de Boris Izaguirre, 'Un jardín al norte'. El presentador, escritor y guionista canceló la promoción de la novela, que tenía previsto en Madrid esta semana, debido al fallecimiento de su madre, Belén Lobo

A pesar del duro momento por el que está pasando, Izaguirre tuvo unos minutos para hablar por teléfono con Que.es sobre su novela, su vida y algunos aspectos sobre la crónica social españolaporque es lo que mi madre querría“, asegura el presentador sobre su vuelta al trabajo.

'Un jardín al norte' es la novela sobre Rosalinda Fox, el personaje real que inspiró a María Dueñas para escribir 'El tiempo entre costuras'. Una mujer con una vida fascinante que transita por los grandes acontecimientos del siglo XX, una vida repleta de aventura, riesgo, compromiso, amor y desamor. En definitiva, una vida de novela. 

El propio Boris la define como “una novela de aventura, intriga, romance, misterio…una novela como las que me gusta a mi leer“. El venezolano confiesa que eligió a Rosalinda para su libro porque le “sedujo” la lectura de su biografía. “Era una mujer muy avanzada para su tiempo“, nos cuenta. 

En esa biografía, la propia Rosalinda no terminaba de contar algunos aspectos sobre su vida, como por ejemplo que en realidad era una espía, algo que no le agradaba reconocer. “En ese momento surgió para mi un nuevo tipo de superhéroe, una mujer espía en los años 30“.

Esta novela es la quinta del repertorio de obras del venezolano, al que hay que sumar también varios ensayos. Con 'Villa Diamante', Izaguirre fue finalista del premio Planeta en 2007. Ahora, con 'Un jardín al norte', Boris espera “seducir” a sus lectores y “atraer algunos nuevos”.

Actualmente, además de escribir y colaborar con una columna en El País, Izaguirre participa como jurado en un programa de la televisión de Miami, 'Yo soy el artista', del que asegura que “es una gran experiencia“. 

La experiencia de tantos años de televisión en España para los estadounidenses es un logro importante porque ven que un latinoamericano ha contado con un espacio en la televisión en Europa“, asegura.

La imagen de Boris Izaguirre siempre ha estado ligada al mundo de la televisión y la provocación, aunque ha contado además con numerosas colaboraciones en radio y prensa española. Ante la pregunta de qué imagen cree que tiene la gente de él, Izaguirre contesta que “cada uno de mis públicos tiene la imagen que quiere tener de mi. Mis lectores de El País me ven como columnista, los de mi novela como un autor. Creo que no soy hombre de una sola imagen“.

El escritor venezolano nos cuenta cómo ha vivido este año 2014: “Fue un año muy intenso. Conviví con mi madre y su enfermedad, estoy satisfecho porque pude despedirme de ella y demostrarle toda mi admiración, agradecimiento y afecto. También estuve todos los días y todas las noches soñando con Rosalind“. Para el presentador fue “muy importante hacer ambas cosas“, por lo que augura un “futuro esperanzador y muy activo“. 

La madre de Boris Izaguirre, Belén Lobo, fue en su juventud una reputada bailarina de ballet clásico y de danza contemporánea. Boris estaba muy unido a ella y siempre manifestó una gran admiración.

Mi madre me enseñó a entender las infinitas posibilidades de personalidad y humanidad que hay en las mujeres. Creo que sin ella no hubiera podido admirar, descubrir y fascinarme por todas las mujeres que a lo largo de mi vida me han acompañado y que han enseñado a ser la persona que soy hoy día”. 

El autor de 'Un jardín al norte' siempre ha estado ligado al mundo de la crónica social y, cómo no, ha tenido unas palabras para los casos más sonados en las últimas semanas.

Sobre la entrada en prisión de Isabel Pantoja, Boris dijo que “hay muchísimas personas que han hecho lo mismo, pero ella es la única que está en la cárcel. Espero que se cierto eso de que la justicia es igual para todos“.

La muerte de la Duquesa de Alba también conmocionó al venezolano, quien mantiene una estrecha relación con Eugenia Martínez de Irujo. “Tras la muerte de la duquesa intercambiamos algunos mensajes ya que ambas madres murieron en la misma semana”, confiesa.

Creo que la duquesa de Alba fue una mujer que, en efecto, también fue un superhéroe, una mujer con una gran, única e inmortal personalidad, algo que la convierte en viva y legendaria“.