Compartir

1Ser niño en España no es igual que serlo en Siria, como no es lo mismo ser niña en EE.UU. o serlo en

Ser niño en España no es igual que serlo en Siria, como no es lo mismo ser niña en EE.UU. o serlo en Cisjordania. O ser un infante en Tokio y serlo en Brasil. Si la cuna marca nuestro destino, el país o la zona del globo en la que nacemos es una variable externa que acabará influyendo muy mucho en los adultos que seremos.El lugar donde nacemos condiciona nuestro entorno y, por tanto, marca nuestros gustos, nuestra personalidad. Y así lo ha reflejado el fotógrafo británico James Mollison en su libro 'Where children sleep' ('Donde duermen los niños'), para el que se ha recorrido el mundo en busca de retratos de niños y sus habitaciones. Junto a las fotografías, las historias de sus protagonistas.El proyecto necesitó dos años para hacerse realidad y contó con el apoyo de 'Save The Children' Italia. El resultado es, por un lado, un libro serio de fotografía para adultos y, por otro, fácil de entender para los más pequeños, que aún no tienen claro que, por injusto que parezca, no todos somos iguales.La imagen que ilustra esta información es la primera de una serie de 10 fotografías que servirán para hacernos una idea de lo que Mollison nos propone.

Atrás