Compartir

Todd Sucherman, Russ Miller, Gavin Harrison, Rodney Holmes, Felix Lehrmann y Jose “El niño” Bruno han ofrecido lo mejor de su repertorio en seis clases magistrales, en un espectáculo apadrinado por Dom Famularo, considerado el “embajador mundial de la batería”.

El Palacio de los Deportes, donde se desarrolla este encuentro, acogerá también esta noche un espectáculo en el que participarán los seis percusionistas y al que está previsto que acudan 4.000 personas.

Para Famularo, quien ejerce de maestro de ceremonias desde la primera edición del festival, celebrada en 2005, cada año mejora el cartel de los músicos y también ha explicado la evolución del público asistente.

Así, de una gran mayoría de espectadores jóvenes que había en los comienzos, principalmente miembros de grupos musicales, se ha mutado a un auditorio formado por personas de todas las edades, con gran presencia de familias con niños.

Además, ha indicado a Efe que este encuentro supone “una gran oportunidad” para los jóvenes que están aprendiendo a tocar la batería, ya que en el festival se ofrecen clases magistrales adaptadas a ellos.

Este músico de Nueva York, maestro de bateristas y gran comunicador, se muestra “encantado” de poder regresar cada año a esta pequeña ciudad de España para “celebrar la música y la vida” a través de la “pasión” que los percusionistas ponen en sus interpretaciones.

Por su parte, Todd Sucherman, considerado el batería de la leyenda progresiva Styx, ha grabado para artistas como Paul McCarteney, Eric Clapton, Elton John y Michael Bolton.

En su primera visita a España, ha resaltado a Efe que los bateristas están hechos de una pasta especial, ya que “son los únicos músicos que se juntan para hacer cosas como esta”.

Nombrado en 2009 como el mejor batería de rock del mundo por la revista Modern Drummer, ha reconocido con humildad que para él supone “todo un honor” poder tocar con sus compañeros de escenario en el festival.

En su opinión, la batería es una parte fundamental de una canción, es “como el hueso del cuerpo humano”, controla el tiempo y las dinámicas.

Autor de un DVD fundamental para cualquier baterista, “Methods and mechanics”, considera fundamental poder tocar con músicos diferentes para enriquecerse y tener “pasión” para trabajar duro.

Así, mientras se formaba, gracias a esa “pasión” no sintió la sensación de que se perdía nada de la vida, ha explicado, y ahora se siente “muy afortunado” de poder vivir de algo que le apasiona.

Tras la sesión de Rodney Holmes, quien ha tocado con Santana, le ha llegado el turno de José “El niño” Bruno, el único español del cartel de esta edición, quien ha reconocido a Efe que los otros cinco músicos son “todos capos de la batería”, por lo no llegaba a entender qué hacía él en el festival.

Para este músico, profesor y autor del libro “Baterías y canciones”, lo más importante en esta carrera es “que te apasione la música. Si no, es un camino difícil que vas a abandonar”.

Después de compartir escenario con músicos con Andrés Calamaro, Fito Cabrales y Jaime Urrutia, considera que “siempre hay que ilusionarse con los proyectos”.

Ha añadido que la enseñanza de la música es otra faceta que le apasiona “igual que tocar”, pero solo con la docencia, sin el escenario, se sentiría “desamparado”.

Para un niño que quiere aprender a tocar la batería, su “mayor obstáculo” será convencer a sus padres, porque es un instrumento “bastante ruidoso”, pero después recomienda toda la formación posible, desde acudir al conservatorio hasta ver vídeos en Youtube.

Este festival completa su programa con un taller para que los más pequeños toquen libremente diferentes instrumentos de percusión destinados a ellos y con la actividad “En busca del ritmo perdido”, un cuentacuentos interactivo y musical.