Compartir

“Es para mí un placer muy grande estar de nuevo aquí en Santiago. Con nuestro corazón con los que hace un mes…”, ha destacado este veterano icono musical, sin concluir la frase, en alusión a los 79 muertos y a los más de 150 heridos dejados por el descarrilamiento del Alvia Madrid-Ferrol.

Y ha proseguido: “Por ellos y para ellos, ¡hoy mejor que nunca!”

Entonces ha llegado el turno de 'Digan lo que digan', composición que ha ido seguida de 'Poco a poco', 'Me estoy quedando solo' -con una parte interpretada sin el apoyo de instrumentos-; 'Dímelo' y 'La canción del trabajo'.

Su parada gallega, dentro de una gira por España, México y Estados Unidos, la ha abierto este septuagenario que parece un chaval con los temas más conocidos de su último álbum, 'Mi gran noche', entre los que no ha faltado el que da nombre al trabajo, además de 'Si ha de ser así', el elegido para el inicio; 'Los amantes' o 'Un buen amigo'.

“Monstruo”, “fenómeno”, “figura”, coreaba el auditorio, mientras el interactivo cantante hacía pausas para beber y explicar las distintas partes de su actuación, inaugurada a las 22.30 horas y clausurada a las 01.15, incluidas las “propinas”.

“Muchos temas tardan en explotar y algunos en cinco minutos ya son populares, como éste”, ha comentado Raphael antes de soltarse con 'Provocación'.

Luego, 'Yo sigo siendo aquel' y 'Discúlpame', con el que temporalmente se ha sentado.

Ha nombrado también Raphael a su actor preferido, a Manuel Alejandro, y ha rememorado como tras un reencuentro salieron “canciones maravillosas”, como 'Cuatro Estrellas'.

Dentro de su tournée ha estado el de Linares “revisitando” sus canciones y ha visto que acumula tanto repertorio que incluso le resulta imposible entender cómo se conserva todo en su cabeza.

La mayoría han sido éxitos, “cada uno en su época”, ha detallado, y ha dado muestra de ello con 'El cantor', 'Te voy a dar lo que tú quieres', 'Un día más' o 'Vive tu vida'.

Después, las que suele llamar “joyas de la corona”, porque “ustedes”, -sus fieles-, “las han hecho así”: 'Hablemos del amor', 'Estuve enamorado' y 'Cuando tú no estás'.

A continuación, de ese “puñado” de las que gustan a todos por igual, ha extraído quizás “la más grande”, 'Desde aquel día'.

A 'Que tal te va sin mí' le ha alterado la letra, para incluir a la capital gallega -“No te esperaba aquí en Santiago tan de repente”- y a 'Por una tontería' le ha añadido toda su gestualidad dramática, arrojando el contenido de un vaso y lanzándolo al suelo.

Los motores se han encendido con 'Maravilloso corazón', 'Adoro', 'Payaso', 'Nostalgias', 'En carne viva' y con una apuesta segura, 'Escándalo'.

Entre aplausos y ovaciones, Raphael se ha reservado para el cierre 'Bésame', 'Qué sabe nadie' y 'Como yo te amo'.

Completamente vestido de negro, con la mano en el pecho y besos al aire ha protagonizado una emotiva despedida ante un público que lo ha silbado y piropeado: “Cuerpo, cuerpo, cuerpo”, “vuelve, vuelve”, “larga vida a Raphael”.

Ana Martínez