Compartir

“Hemos tardado en llegar a Barcelona porque queríamos abrir temporada y el primer año lo hicimos en Valladolid, el segundo en Madrid y ahora, por fin, estamos en Barcelona”, ha explicado en rueda de prensa el productor José Sámano, que fue también el impulsor del montaje que encumbró a Lola Herrera.

Natalia Millán ha reconocido que “la sombra de Lola Herrera es alargada” pero se ha mostrado satisfecha de haber aceptado el reto porque “las cosas importantes de la vida nunca son fáciles”.

“Con este personaje he aprendido mucho y me ha aportado prestigio”, ha añadido Millán, que antes de interpretar a Menchu era conocida por sus papeles protagonistas en obras musicales como “Cabaret” y “Chicago”.

Según el productor José Sámano, Natalia Millán “estaba muy situada en el musical” y esta obra ha supuesto “su gran exposición con el teatro de texto”, aunque “ya había demostrado su talento en obras como 'El Mercader de Venecia'”.

Natalia Millán es la principal novedad de este montaje, dirigido por Josefina Molina, que también dirigió en su día a Lola Herrera.

En esta ocasión, Josefina Molina y José Sámano han vuelto a adaptar la novela de Miguel Delibes y han modificado algunos pasajes con la intención “cambiar todo lo necesario para que todo siga igual”, según el productor.

El propio Delibes estuvo presente en esta readaptación, ya que el proyecto arrancó antes de que el escritor falleciera en marzo de 2010.

En rueda de prensa, José Sámano ha recordado una conversación con Miguel Delibes en la que el escritor vallisoletano le recomendó que la actriz que encarnara a la protagonista de la obra fuera “mona”, porque él siempre había imaginado a Menchu como una mujer madura y atractiva, y no fuera “una actriz de relumbrón”.

Con estos parámetros, Sámano eligió a Natalia Millán, que aceptó cargar con el peso interpretativo de este monólogo de hora y media de duración.

“Cinco horas con Mario” es una adaptación de una novela de Delibes ambientada en marzo de 1966, fecha en la que muere Mario, el marido de la protagonista.

Durante la noche previa al entierro, Carmen Sotillo, también conocida como Menchu, vela sola su marido e inicia con él un monólogo-diálogo en el que sale a relucir su personalidad y los conflictos de su matrimonio.

“El tema principal de la obra es la incomunicación de pareja y el sentido de culpa”, ha puntualizado Sámano, que ha recordado que Delibes escribió la novela en los últimos años del franquismo y sorteó la censura “dando el papel protagonista a Menchu, que es una mujer muy derechas, y matando a Mario que es un hombre progresista”.

“Fue una decisión sabia”, ha aseverado Sámano, porque la obra superó la censura sin problemas y la mirada crítica de Delibes permaneció intacta.

Millán ha definido la obra como “un clásico contemporáneo que trasciende la época en la que fue escrita” y espera atraer al público joven porque su hija adolescente la ha visto y ha podido comprobar que “la gente de su edad capta mejor la obra teatral que la novela”.

La actriz, que es conocida para el gran público por sus papeles televisivos en “El Internado” y “Amar en tiempos revueltos”, ha reconocido que el teatro es su gran pasión, pero no ha renegado de sus trabajos para la pequeña pantalla porque “desde el sofá de casa se puede atraer público hacia el teatro”.