Compartir

Así lo señaló a Efe la responsable de gestión para exposiciones del Centro Cultural de España en La Paz (CCELP), la española Paula Palicio, que junto con Naciones Unidas organiza la muestra con el trabajo de cronistas y fotógrafos que hicieron una travesía por tierras bolivianas en 2011.

El resultado del viaje fueron “paisajes increíbles, historias humanas que demuestran la sensibilidad y la fortaleza de una nación, crónicas de la vida diaria y de esperanzas compartidas, rostros, edificios, ríos, desiertos, imágenes en suma, que reflejan una Bolivia, la de principios del siglo XXI, legendaria y a la vez demoledora de tópicos”, según los organizadores.

Palicio explicó que los recursos para el viaje fueron proporcionados por el Fondo para el Logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (FODM) del Gobierno de España, a través de la llamada “Ventana de Paz”, que funcionó coordinada por la ONU.

La muestra incluye fotografías y crónicas desplegadas en 70 paneles que estarán en exhibición hasta el 13 de septiembre próximo.

El trabajo periodístico fue iniciativa del diario boliviano Página Siete y resultó galardonado con la medalla de oro “Elizabeth Neuffert memorial prize 2012” de la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas.

El director del Centro de Información de Naciones Unidas en La Paz, Robert Brockmann, explicó que el objetivo del proyecto era “tomar un retrato fidedigno de la Bolivia de principios del siglo XXI” y que los bolivianos de las ciudades conozcan las aspiraciones de sus compatriotas de otras regiones, según una nota de prensa del CCELP.

Durante cinco meses, tres fotógrafos, otro tanto de cronistas y tres investigadores sociales recorrieron parajes de los llanos amazónicos, el Chaco, los Andes y los Yungas de Bolivia, llegando a lugares que muchas veces ni siquiera aparecen en los mapas.

Los equipos fueron conformados por los cronistas Benjamín Chávez, Liliana Carrillo y Alex Ayala, los fotógrafos Manuel Seoane, Juan Gabriel Estellano y Noelia Zelaya y los investigadores sociales Robin Mamani, Daniel Platt y Tania Sossa.

Según el español Alex Ayala, lo importante no es lo que el viaje ha representado en sus carreras, “sino que ha hecho visibles las realidades de los lugares” visitados.

Este viaje, casi iniciático, trajo sobre todo una renovación de la “capacidad de sorpresa”, apunta Ayala, pero también y sobre todo “amplifica” la idea que se tiene de Bolivia, asevera Seoane.

Antes del viaje, Zelaya creía que “Bolivia era un cúmulo de caos, lucha, pobreza, corrupción”, pero tal opinión cambió en el contacto diario con la gente.

A juicio del director de Página Siete, Raúl Peñaranda, la exposición demuestra que Bolivia es “un país que se ve a sí mismo siempre distinto, dependiendo desde dónde se mire”.