Compartir

Según las bases reguladoras del Premio, este debe tener carácter anual y no puede quedar desierto, lo que por el momento ha ocurrido en la edición de 2012, cuya convocatoria fue publicada en el BOE en junio del pasado año.

El Velázquez nació con la misma vocación del Premio Cervantes, la de fomentar los lazos de unión entre la cultura y la creación artística de los pueblos iberoamericanos, por lo que los candidatos pueden ser de nacionalidad española o de cualquiera de los estados que integran la Comunidad Iberoamericana de Naciones.

Con ello se pretende recompensar la labor del premiado a través de la concesión de un galardón dirigido a destacar su aportación sobresaliente a la cultura española e iberoamericana por la totalidad de su obra.

Las Academias de Bellas Artes, los museos de Arte Moderno y Contemporáneo, las asociaciones de críticos de arte, los autores premiados en anteriores convocatorias, los miembros del jurado y otras instituciones vinculadas a las artes plásticas tanto en España como en los países de Latinoamérica y Portugal pueden presentar sus candidaturas al Velázquez, que inició su andadura en el año 2002.

Con su creación, se quiso mostrar un reconocimiento institucional a un artista cuya obra sobresaliera con especial significación en el ámbito de las artes plásticas. La dotación inicial fue de 90.000 euros y la organización de una exposición dedicada al galardonado en el Museo Reina Sofía.

En el año 2008, y por decisión del entonces ministro de Cultura César Antonio Molina, la cifra de dotación fue aumentada hasta 125.000 euros. Esta cifra ha sido rebajada a 100.000 euros en la última convocatoria del premio, publicada en el BOE el 9 de junio de 2012.

Un día antes de la publicación de la convocatoria del galardón, el BOE recogía otra orden del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en la que se modificaban las bases reguladoras del premio.

En el texto de la orden se indicaba que la situación de coyuntura económica actual obliga a adaptar las políticas de fomento a los recursos disponibles.

Por ello, afirma la orden, se ha creído conveniente establecer la posibilidad de reducir la dotación económica del premio, en consonancia con los ajustes presupuestarios llevados a cabo en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, sin que en modo alguno quede afectado su carácter honorífico y prestigio internacional.

De esta forma, el nuevo texto indica que la cuantía máxima será de 125.000 euros que se consignarán en los créditos presupuestarios de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas.

En función de las disponibilidades presupuestarias, en las convocatorias anuales se fijará la cuantía del premio, que, según las bases del mismo, no podrá ser dividido, ni declarado desierto, ni otorgado a título póstumo.

Están en posesión del Velázquez de las Artes Plásticas los españoles Ramón Gaya, Antoni Tapies, Pablo Palazuelo, Antonio López, Luis Gordillo y Antoni Muntadas, así como al mexicano Juan Soriano, el brasileño Cildo Meireles, la colombiana Doris Salcedo y el brasileño de origen portugués Artur Barrio.

En una ceremonia celebrada en el año 2011 en la sala de “Las meninas” del Museo del Prado, Barrio fue el último artista en recibir el Premio Velázquez y lo hizo de manos de la entonces ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde.

Mila Trenas.