Compartir

El plato fuerte del aniversario es Gerardo Núñez, leyenda de la guitarra española y que ha tocado junto a nombres de la talla de Paco de Lucía, José Fernández Torres “Tomatito” y Vicente Amigo.

El guitarrista jerezano asistirá a la gala de clausura del festival, en el palacio de Boskovice (este del país), el día 17.

Ahí también bailará Carmen Cortés, que tiene su propia compañía de danza y popularizó en los años 90 con su ballet “A Federico”, la imagen del flamenco que cautivó al escritor granadino Federico García Lorca, una de las mejores plumas de la “Generación del 27”.

En la apertura del festival, la noche del martes, Carlos Piñana deleitó con melodías de su último disco, “Body and soul” (Cuerpo y alma), el séptimo de su carrera discográfica.

Una de las piezas de la inauguración fueron unas bulerías con aire triste de milonga, ya que “al ser un arte de transmisión oral es un arte que posibilita poder mezclar el flamenco con otras músicas, y eso enriquece a la hora de componer”, declaró a Efe el cartagenero.

Este nieto e hijo de artistas flamencos destacó la aportación extranjera a este arte: “Cuando voy a estos sitios, al dar clases siempre me encuentro con la sorpresa de algún alumno que sale de la nada; uno lo escucha y se da cuenta de que está aportando cosas interesantes. No sólo como intérprete sino como creador del flamenco”.

“Es un tópico decir que hay que ser español para hacer buen flamenco”, destacó Piñana, si bien matizó que habló sólo de la guitarra y el baile, pues para el cante “no sólo hay que tener una voz bonita, sino que hay que estar geográficamente anclado en un sitio donde el cante esté por los cuatro costados. Y Andalucía es eso”.

Explicó que en su actuación en Boskovice, acompañado por el percusionista Michal Caba, improvisó “mucho”, aunque se llevó los aplausos más calurosos y agradecidos del público.

También señaló que el arte flamenco es más popular entre las mujeres, pues en su opinión “el hombre está menos hecho a mostrarse, a hacer danza. Los hombres no están todavía abiertos a practicar, a bailar”.

Sobre el décimo aniversario de Ibérica, su director artístico, Petr Vit, dijo: “Casi no nos lo podemos creer. Empezamos con un solo concierto en el 2004”. También destacó el número de gente que asiste a los quince talleres de danza, guitarra, salsa, tango, flamenco para niños y clases de español, que ascienden a unas 200 personas.

Pero puestos a destacar algo de estos diez años, Vit recordó como en 2005 “hubo un grupo del barrio gitano granadino de Almanjayar, con chicos de 12 y 13 años, todos percusionistas. Fue magnífico traerlos y verlos tocar en Praga, en la iglesia barroca de San Judas”.

También recordó la primera actuación en la República Checa de Gerardo Núñez, que “fue muy bonita”, y la del año pasado de Belén López, considerada una de las revelaciones del baile flamenco.