Compartir

El pasado día 5 de julio, el heredero del compositor Bernardo Bonezzi, fallecido a los 49 años en su domicilio de Madrid, hizo entrega a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) del legado del músico, cumpliendo la voluntad expresada en su testamento.

Se trata de una herencia de valor incalculable formada por cientos de partituras de bandas sonoras de películas y series televisivas en las que participó el líder de la banda madrileña de los “Zombies” y autor de canciones míticas, como “Groenlandia”.

Compositor de bandas sonoras de series como “Farmacia de guardia” y de largometrajes tan exitosos como “Laberinto de pasiones”, “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, “¿Qué he hecho yo para merecer esto?” o “El amor perjudica seriamente la salud”, Bonezzi consiguió un Goya por la música de “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto”.

Sus “tesoros” se suman así al rico archivo que custodia la SGAE donde se guarda una importante representación de archivos de empresarios teatrales, actrices y actores, cantantes, instrumentistas o editores musicales.

La herencia de Bonezzi se incorpora a estas colecciones especiales y archivos personales del CEDOA, formada por más de una treintena de donaciones o legados de autores musicales y teatrales.

Una vez catalogado, el legado de Bernardo Bonezzi estará a disposición de cualquier interesado en la obra de este autor en el Centro de Documentación y Archivo de SGAE que mantiene abiertas sus puertas a investigadores o intérpretes, y al público en general pueda estar interesado en el patrimonio custodiado.

Las colecciones se reparten en tres localizaciones: el madrileño Palacio de Longoria y las sedes de la SGAE en las ciudades de Barcelona y Valencia.