Compartir

Desde las nueve de esta mañana, los primeros “fibers” han empezado a formar colas para recoger sus pulseras en la zona próxima al recinto, con las que poder acceder a la zona de acampada.

Sin embargo, según fuentes municipales, muchos “fibers” han llegado a la población este pasado fin de semana para alargar un poco más la estancia vacacional y se alojan ya en hoteles, apartamentos y cámpings tanto de Benicàssim como de Castellón, Oropesa del Mar y otras localidades cercanas.

Según han informado a Efe fuentes de la organización, las zonas de acampada ya han completado su montaje y se sigue trabajando en el recinto para que todo esté listo para la apertura de puertas del próximo jueves a las 20.00 horas.

Durante la primera jornada, Queens of the Stone Age, Beach House, La Roux, Toundra, Hurts, John Talabot, Toundra, And so I watch you from far y los castellonenses Pleasant Dreams, entre otros, serán los protagonistas en lo musical.

A pesar de los contratiempos y las prisas en el montaje, la decimonovena edición del FIB arranca hoy con la instalación de las primeras tiendas de campaña.

Los problemas económicos derivados del concurso de acreedores por el que atraviesa la empresa organizadora, Maraworld, hicieron que a principios de este mes cundiera el pánico en las redes sociales debido a un retraso de casi una semana en el inicio del montaje.

Sin embargo, fieles a su cita estival, los británicos están tomando de nuevo Benicàssim como cada año en julio, aunque según las previsiones, en esta ocasión se espera un descenso en el número de asistentes.

El Ayuntamiento maneja cifras de unos 27.000 asistentes, aunque desde la organización se confía en llegar a los 30.000 debido a que se prevé que se venda un gran número de entradas de día en el último momento.

La marea de “fibers” se moverá durante la semana en Benicàssim con alguna de las opciones que ofrece la organización y que van desde el alquiler de bicicletas hasta una línea de autobuses que conecta las zonas de acampada y del recinto con la playa y el núcleo urbano.

Sin embargo la mayoría de asistentes opta por circular a pie, así que para garantizar su seguridad se ha establecido un dispositivo para canalizar el tránsito de peatones, especialmente en el punto más peligroso: el cruce de la carretera Nacional 340, muy próximo a la entrada al recinto de conciertos.