Compartir

Se trata de una versión que se ajusta en bastante medida al texto de Lope y que, por tanto, se aleja mucho de la “deconstrucción” del original practicada por “Microteatro” que pudo verse hace unos días dentro también de la programación de la presente edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro.

Sin embargo, la presentación de la trágica desventura de Don Alonso ha tenido poco que ver con los cánones habituales y se ha vestido de cata comentada de vinos del Campo de Calatrava.

Magdalena Lara, enóloga de varias cooperativas de la zona, ha sido la encargada de explicar las características de los vinos que se han servido, un blanco joven de la variedad macabeo y un tinto cencibel, también joven.

Entre sorbo y sorbo, han tomado la palabra los protagonistas del montaje, Marta Hazas y Javier Veiga, quien ha rimado unos versos más que apropiados para la ocasión: “De noche le dieron muerte en un camino, pero pervive en la memoria como el aroma de un vino”.

El productor del montaje y autor de esta versión de “El Caballero de Olmedo”, Eduardo Galán, ha asegurado que se trata de una de las grandes obras del Barroco y ha destacado la influencia de “La Celestina” en la misma.