Compartir

Su irrupción en el panorama nacional llegó en 2011 con el disco “Endless Road, 7058” . Ahora, con el segundo trabajo en el mercado, lanzado en marzo de este año (“Anti-héroes”), han confirmado ser una de las revelaciones de la música y tener la agenda cargada de conciertos.

El último de ellos, dentro de su gira “Anti-héroes”, lo dieron anoche en Ceuta, con lo que completaban su actuación en todas las autonomías del país. “Ya hemos pasado por todas y ojalá se repita”, dicen orgullosos en una entrevista con Efe.

Dani Fernández (Ciudad Real, 1991) , Blas Cantó (Murcia, 1991) , David Lafuente (Granada, 1988), Álvaro Gango (Madrid, 1989) y Carlos Marco (Alicante, 1991) dan vida a este grupo, aunque en Ceuta no estuvo este último por debido a un accidente sin consecuencias graves del que se está recuperando.

“Seguimos con la ilusión del primer día, empezamos solos, ahora de la mano de Warner Music y con los pies en el suelo y ganas de trabajar porque nos conformamos con la mitad de lo que nos ha pasado estos casi cuatro años porque ha sido impresionante”, reconoce Fernández.

El éxito no les da vértigo, pese a ser sobre todo “presa” de las veinteañeras. “Cuando te rodeas de la gente de siempre aunque el entorno vaya cambiando siempre te agarran para que no te caigas aunque dé un poco de vértigo, pero si los nervios no estuvieran en el estómago cada vez que subes al escenario y ves a tanta gente se perdería la magia”, ha afirmado Cantó.

Eso sí, Lafuente reconoce que “nadie” se esperaba este “boom” que les ha llevado a los primeros puestos de las listas de venta. “Cada vez llegamos a más gente pero vamos poco a poco, seguimos soñando y trabajamos los proyectos que llegan porque lo que nos ha hecho llegar hasta aquí ha sido el trabajo diario”.

El lanzamiento del segundo disco les ha posicionado aún más fuerte en el mercado. “El primer disco fue muy bien pero el segundo ha sido la guinda del pastel -apunta Gango-, sobre todo porque ha colaborado gente muy importante como Vanesa Martín, Vega, Merche o La Oreja de Van Gogh, es decir, ha sido un trabajo intenso y mucha gente detrás apostando por él”.

Cantó también agradece los reconocimientos. “Hace poco nos dieron el disco de oro y eso quiere decir que más de 20.000 personas tienen nuestro disco, lo cual nos hace más felices porque la gente nos ayuda a lograr este sueño”.

Lo que sí tienen claro es que lo importante son las voces y no la imagen. “No solo tienes que gustar por algo efímero como una imagen que enseguida se va, es decir, queremos llegar por lo que demostramos en el escenario y por las canciones, que es lo principal”.

Eso sí, defienden el pop pero con matices. “El pop ha sido la música referente para muchas décadas y no se pierde pero hay que adaptarse. Nosotros tenemos una parte más acústica con instrumentos de cuerda y luego unas canciones más electrónicas que tiran más al pop actual, nos gusta el pop-británico y lo intentamos reflejar”.

Auryn espera que la magia no se pierda y el éxito no sea efímero. “Si cinco chicos cada uno de un pueblo pequeño o ciudad hemos llegado hasta aquí demuestra que todo es constancia, ilusión y creer en ti mismo, por lo que nuestro consejo es que no dejen de intentarlo los que tengan la misma ilusión que nosotros”.

Rafael Peña